Una herramienta para el análisis de las misiones sociales

Por Dario Di Zacomo (Buenos Aires, Argentina)

En un escenario de fuerte telúrica política, que ha signado a la revolución bolivariana desde sus inicios, en el año 2003 el gobierno bolivariano de Hugo Chávez acelera su estrategia en políticas sociales por medio de la creación de las misiones. Estos conjuntos de políticas públicas pueden ser estudiados y analizados desde la herramienta conceptual-metodológica del dispositivo de gestión de políticas públicas, idóneo para el análisis de la implementación de políticas estatales bajo un carácter esencialmente estratégico.

Las misiones sociales, no pueden ser despojadas de sus sentidos estratégicos, son modelos de despliegue de operaciones de gobierno; en este sentido el dispositivo de gestión de políticas públicas, nos permite hacerlas susceptibles al esfuerzo por detectar los componentes y elementos en las prácticas singulares que están presentes en ellas (Dallorso, 2012), y el contexto de la serie de acontecimientos históricos particulares que generaron la emergencia a la que respondían (García Fanlo, 2011). El uso de la noción de dispositivo de gestión como herramienta de análisis abre la posibilidad de examinar a las misiones en su despliegue e implementación, lo cual permitirá visibilizar los mecanismos entre las diferentes relaciones de fuerzas existentes entre los actores, los discursos, la normativa en construcción y de facto, las distintas pujas que se presentan en el territorio, entrelazadas con la necesidad de obtener el efecto inclusivo (Gradín & Tiranti, 2014), para superar la urgencia de la exclusión social arrastrada por décadas.

El reto de estudiar los conjuntos de políticas públicas como dispositivos de gestión, está en reconocer la necesidad de no encuadrarlos dentro de una representación compacta y homogénea, sino más bien como procesos abiertos donde se articulan una diversidad de elementos muchas veces contingentes, esto admite “…impugnar el carácter homogéneo y uniforme de todo programa social…” (Dallorso, 2012, pág. 44), visto como acciones estratégicas de gobierno donde intervienen diversidad de actores políticos gubernamentales y no gubernamentales.

La noción de dispositivo de gestión para políticas públicas, se sustenta en Michel Foucault, cuando refiere que un dispositivo es, en primer término el conjunto heterogéneo de elementos como instalaciones, discursos, leyes, decisiones reglamentarias, formulaciones científicas, morales y filosóficas que conciernen tanto a lo discursivo como a lo no discursivo, que se entrelazan para formar una red de relaciones; en segundo lugar, refiere a la naturaleza del vínculo que entrama a los elementos diversos que componen el dispositivo, los cuales pueden cambiar de posición y modificar sus funciones en tanto van interviniendo en el desarrollo del propio dispositivo; y tercero, se trata de una formación que ocupa una posición estratégica dominante en respuesta a una urgencia que se presenta en un momento histórico determinado (Foucault, 1984 c/p Dallorso, 2012, págs. 47-48). El sentido foucaultiano del dispositivo va enfocado a la red que se establece entre distintos elementos heterogéneos en tanto están en relación permanente entre sí (García Fanlo, 2011), y su análisis apunta a cómo se producen las relaciones de poder en la trama donde interactúan sus elementos.

Las misiones sociales forman un entramado de relaciones y fuerzas en tensión que recorre a los generadores gubernamentales de la política, las comunidades donde se implementaron, las tecnologías utilizadas en su ejecución, los discursos referidos a la exclusión social, los actores, las prácticas, los imaginarios de ascenso social existente en la población venezolana, las relaciones macro y micro de saber/poder presentes en las localidades y en el mapa nacional; extienden entre sí líneas de contacto que forman una gran red de componentes conectados por variadas relaciones.

Al respecto Gradín y Tiranti (2014) refieren sobre el dispositivo de gestión en políticas públicas que “… implica líneas de fuerza que van de un punto singular a otro formando una trama, una red de poder, saber y subjetividad. Así mismo las relaciones que pueden existir entre los diferentes elementos que conforman esa red, sus interacciones y especialmente la singularidad de éstas en cada circunstancia”. Es decir, refiere con fuerza a la naturaleza estratégica de las relaciones que entran en tensión para direccionar las políticas en una dirección concreta. El esfuerzo analítico iría en busca de los mecanismos sobre los cuales se vinculan y entrelazan elementos heterogéneos que componen el tejido estructurante de las misiones, donde los actores por medio de la manipulación de ciertas tecnologías ponen en movimiento y operacionalizan la implementación de la política pública. Se trata de relaciones en las que está implicada una forma determinada de ejercicio del poder y de configuración del saber que hacen posibles determinados efectos de verdad y realidad (García Fanlo, 2011).

Esta red de relaciones ponen en evidencia una forma determinada de ejercicio del poder, es decir las prácticas que se despliegan para alcanzar un tipo de efecto y no otro que permita a los actores gubernamentales, diseñadores de la política pública, conseguir los objetivos políticos que se plantean (García Fanlo, 2011)

Gradín y Tiranti (2014) presentan a los dispositivos de gestión conformados por una diversidad múltiple de elementos que se pueden agrupar en los sucesivos componentes:

1.-Contexto: constituido por la estructura social, cultural, política y económica con historicidad. Los dispositivos surgen con el sentido de atender un problema que los actores gubernamentales reconocen o aceptan como emergencias; es decir, el carácter estratégico del dispositivo de gestión puede ser detectado y descrito por medio de la revisión histórica del desarrollo del problema que pretende atender (Gradín & Tiranti, 2014).

2.-Saberes: manifestados en los discursos, experiencias y conocimientos, aspectos que también describen, explican, legitiman y respaldan el sentido que le otorgan las autoridades del poder que crea el dispositivo, lo cual persigue que funcione de una determinada manera, asegurando el sentido estratégico del dispositivo de gestión (García Fanlo, 2011) (Gradín & Tiranti, 2014). Los saberes se presentan como proceso de construcción colectivaque por medio de las prácticas de los actores da consistencia al avance de las políticas.

3.-Tecnologías: son la serie de normativas, procedimientos, programas, proyectos, reglamentos, instituciones y rutinas, a las que recurren los actores que intervienen en un dispositivo, estarían incluidas las técnicas operadas en el diseño e implementación de las acciones que conforman las políticas. Las tecnologías de un dispositivo de gestión de políticas públicas, suelen ser resignificadas a partir de su implementación en razón del alcance específico que los actores le imprimen a sus prácticas en el territorio, generándose un saber salido de la práctica de implementación que le confiere existencia a nuevas tecnologías (Gradín & Tiranti, 2014) (Gradin, 2018).

4.-Actores: son los agentes con capacidad racional que ejercen poder y tensión en un dispositivo de gestión de políticas públicas, estos pueden ser de naturaleza estatal, no estatal, gremial, comunitarios, organizaciones de la sociedad civil, partidos políticos, etc; con alcance local, regional o nacional. Los actores proceden de forma estratégica y táctica dentro del dispositivo en relación a las posiciones que ocupan, ya que poseen información acotada de sus posibilidades, esto viene dado en relación a los otros actores que están situados en determinados contextos y presionan constantemente para mejorar sus posiciones dentro del dispositivo; son en definitiva quienes hacen posible el dispositivo de gestión ya que generan los saberes, las tecnologías y las prácticas para que exista (Gradín & Tiranti, 2014).

5.-Prácticas: se expresan en las racionalidades y relaciones de poder que se tienden en el despliegue de la política por parte de los actores. Son las acciones propiamente dichas y la forma de producir acciones que se ponen en ejecución en un dispositivo; además involucran la formación de un saber o conocimiento que se expresa en los discursos y por otro lado va determinando a las propias prácticas (Gradin, 2018).

Los componentes de un dispositivo de gestión se entrelazan por los elementos que los forman, en lugares de contacto donde tiene presencia la acción de los actores.

Finalmente, las misiones sociales vistas como dispositivos de gestión de políticas públicas para la inclusión, conducen el esfuerzo descriptivo-analítico al tejido existente entre los distintos componentes y elementos que las conformaron; no se trata de las misiones como políticas públicas en sí sola, ni de las relaciones entre ellas y las instituciones con ellas nada más, se refiere a estas y a su vez a todas las que se desprenden del despliegue estratégico como parte de ese entramado de relaciones formadas por la práctica del poder en la singularidad de la emergencia que pretende o pretendía resolver como parte de la dinámica de acontecimientos históricos que la propiciaron.

Trabajos citados

Dallorso, N. (mayo-agosto de 2012). “Notas sobre el uso del concepto de dispositivo para el análisis de programas sociales”. Revista Espiral. Estudios sobre Estado y Sociedad, vol. 19, n° 54, Pág. 43-74.

García Fanlo, L. (2011). ¿Qué es un dispositivo?: Foucault, Deleuze, Agamben. Revista A Parte Rei. n° 74.

Gradin, A. (2018). Estado, territorio y participación política. (Versión PDF). Buenos Aires : Universidad de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Sociales.

Gradín, A., & Tiranti, S. (2014). ¿Por qué mirar las políticas estatales desde el concepto de Dispositivo de Gestión? Su utilidad analitica para reflexionar en torno al proceso de despliegue territorial del Estado Argentino en el período 2003-2013. Buenos Aires: Ponencia: IV Jornadas de Jóvenes Investigadores en derecho y Ciencias Sociales Instituto Ambrosio L. Gioja.

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757