Un mito vivito y coleando (y 5)

Por Gregorio Pérez Almeida

Confunda pero no ofenda

Cualquiera dirá que nada malo hay en la comparación de Simón Rodríguez* con Sócrates, sino todo lo contrario, porque se “eleva” al “maestro” venezolano desde su terruño “local” y su “iniciativa pedagógica particular” hasta el plano de lo “universal” donde está colocado el “filósofo”griego. Este ejercicio de supuesta elevación de lo “local” y “particular” a lo “universal” se hace con la clara y plena intención de reclamar para “Robinson” tantos méritos intelectuales y políticos como le reconocen a Sócrates en la historia de la cultura occidental. Imagínense, un maestro venezolano a la altura del “filósofo de los filósofos” ¡Cuánto orgullo!… pero ni de vaina que lo piensan al revés…

Es tan firme este mito, que si me dicen “te pareces a Sócrates”, me siento elevado espiritualmente, pero si me dicen “estás como Simón Rodríguez”, pienso en un tipo “medio loco” que enseñaba anatomía a los discípulos con su propio cuerpo desnudo. Diría Galeano, la imposición colonial que nos hace querer ser como ellos no sólo es la negación sino también la maldición de lo que somos…

Quienes intentan, de buena fe, como García Bacca y otros, darle «proyección universal” a Don Simón Rodríguez apoyándose en la figura de Sócrates, generalmente saben mucho del venezolano, pero poco del griego. Y lo poco que saben corresponde al relato mítico de la historia de la filosofía occidental que hemos desmontado.

Una frase, que se supone pronunció Hegel, sintetiza la figura mítica del personaje griego y es lo que lo ha posicionado como el “héroe” de Occidente: “Sócrates, es el nacimiento de la subjetividad autoconsciente, el hombre moral, en Occidente”.  Y decimos que se supone, porque las *Lecciones de Historia de la Filosofía*, donde aparece la frase, son apuntes que tomaron los alumnos avanzados de Hegel mientras dictaba sus clases, es decir, que sus alumnos dicen que escucharon cuando lo dijo y un editor les creyó que lo habían escuchado… Así es la consistencia material, objetiva, de la historia de la filosofía europea.

Está bien escrito el cuento de Sócrates, pero, ¿Alguien puede explicarnos qué tiene que ver este cuento griego, anterior al de Matusalén, con la vida concreta e histórica, tanto física como espiritual, del filósofo, político y pedagogo descolonizador americano Simón Rodríguez? ¡Nada!… pero se construyó el relato y suena bonito en la boca de personas destacadas.

Para concluir, advertimos que al repetir: “Simón Rodríguez es el Sócrates de América”, perdemos doblemente, porque, por un lado, los colonialistas nos imponen la falsa figura del mito “Sócrates liberador”, naturalizando así el Imperialismo de lo mismo que domina la enseñanza-aprendizaje de la filosofía, y, por otro, diluyen la existencia histórica de Simón Rodríguez, revolucionario y anticolonialista americano, en la atmósfera etérea de la mitología griega llamada filosofía. El mito colonialista fagocita la realidad histórica anticolonialista para quitarle su potencia revolucionaria.

Y sí, es cierto, como ustedes, después de descubrir al verdadero Sócrates, creo que entre las y los venezolanos existen tantos Sócrates como docentes autoritarios conocemos, pero no existe un Simón Rodríguez griego… De manera que ninguno de sus discípulos, si existiera, podrá decirle lo que Bolívar dijo a su maestro: “Usted formó mi corazón para la libertad, para la justicia, para lo hermoso…”.

También te puede interesar

Los comentarios están cerrados.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757