Totalitarismo invertido o nazismo a la Casta Blanca (final)

Por Gregorio Pérez Almeida

¡De que vuelan, vuelan!

¿Voy a seguir con la novela del nazismo y las sectas en Estados Unidos? ¿Qué pasó con la crítica a la filosofía eurocéntrica y al colonialismo? ¿Se perdió la finalidad de la Contra Escuela de Filosofía? Les acompaño en su reclamo, pero es que estoy convencido de que cualquier tema relacionado con el lado oficialmente “oculto” de Estados Unidos nos debe interesar, porque es nuestro enemigo mortal y quién no conoce bien a su enemigo colabora con él. Además, ¿A quién no le gusta una novela de misterio?

Por eso apasiona a tanta gente el tema de las conspiraciones en la historia. La verdad es que yo he sido escéptico con las teorías conspiranoicas, siempre he visto con sospecha la hipótesis de sectas secretas que manipulan el poder porque parecen groseras simplificaciones de la historia, pero releyendo a Wolin para una última contra clase sobre Estados Unidos, me encontré con algo que había pasado desapercibido. En el capítulo titulado “Las élites intelectuales contra la democracia”, se pregunta:

“¿Cómo llegan las élites contemporáneas a ser élites? ¿Qué les enseñan? ¿Quién las habilita? ¿O es que en realidad no se las habilita, sino que se las reconoce? Y de ser así, ¿cómo? ¿O se las recluta e inicia silenciosamente como a los miembros de la Skull and Bones, la sociedad secreta de estudiantes de Yale, muchos de los cuales llegaron a puestos políticos de importancia?”.

Si un tipo tan serio con Sheldon Wolin, nombra una secta secreta y la relaciona con “puestos políticos de importancia”, entonces la cosa no es paja… ¿Y saben quiénes son de esos miembros de la sociedad secreta “Calaveras y Huesos” de la Universidad de Yale que llegaron a puestos políticos de importancia en Estados Unidos? Los presidentes William H. Taft (1909-1913), George Herbert Walker Bush y su hijo George Walker Bush. Según Walter Graziano, el mismo Bush-hijo en su autobiografía afirma: “En mis años juveniles, en Yale, formé parte de la sociedad secreta Skull and Bones… y no puedo decir más”. Esta sociedad se fundó en Yale, en 1833, como “sucursal” de la secta alemana los “Illuminati de Baviera”, nacida en el siglo 18, la fundaron William Russel, magnate del opio estadounidense y Alfonso Taft, secretario de guerra y fiscal general durante la presidencia de Ulysses S. Grant (1876-77) y padre de William H. Taft.  Y el candidato demócrata que perdió con Bush en 2004, Jhon Kerry, también es de la secta…

Esta secta es una sociedad de “moral pragmática” y uno de sus principios es que aún “el más aberrante hecho puede ser cometido si los fines perseguidos se encuentran más cercanos”. Un principio propio de los republicanos estadounidenses, ¿Será posible comprender el trasfondo oscuro de los atentados a las Torres Gemelas en 2001 desde esta perspectiva? Quien no quiera creer en sectas secretas que no crea… pero de que vuelan, vuelan.

La educación en el totalitarismo invertido

“Seríamos ingenuos si consideráramos la transformación que está sufriendo Estados Unidos en la actualidad, bajo la administración de Bush, meramente como una forma de fascismo ligero, cuando, de hecho, algo mucho más poderosos se debe estar tramando”. Peter McLaren.

Mclaren coincide con Susan George y Sheldon Wolin en que el avance del fascismo en Estados Unidos no es una circunstancia pasajera, sino una corriente histórica que se está consolidando en el poder y tiene su momento decisivo en la presidencia de Bush-hijo. Pero este no es el único punto de coincidencia, también están de acuerdo en que las “corporaciones” tienen un peso determinante en la conformación y funcionamiento del sistema escolar que se privatiza cada día más y asila a las élites de las «masas».

Para tener una idea de la naturaleza totalitaria de esta política, es bueno recordar que el “sistema escolar” es parte del “sistema educativo”, que está constituido además por los medios de comunicación, las iglesias, los sindicatos, las asociaciones civiles, en fin, por todas las instituciones y organizaciones que de alguna manera reproducen los patrones culturales y los valores vigentes en la sociedad que, en Estados Unidos, están todas bajo la influencia y el control cada vez más asfixiante de las corporaciones especializadas en la reproducción de las élites, ya no sólo a nivel nacional sino internacional.

Nada nuevo, porque dice Wolin: “El elitismo puede definirse como el principio político que presupone que la existencia de habilidades desiguales es un hecho irrefutable. Ese fue un principio fundamental de los regímenes nazi y fascista; es igualmente fundamental para el totalitarismo invertido”.

Por lo que “Hay un número reducido de instituciones estadounidenses que seleccionan, forman, entrenan y por último certifican a un número reducido de individuos como excepcionalmente talentosos y merecedores de privilegios. En las academias preuniversitarias, facultades y universidades privadas <de élite>, que incluyen colegios bíblicos y seminarios teológicos, se lleva a cabo la función de identificar y producir, no sólo élites, sino también autoridades”.

¿Y las masas qué? ¿Qué escuela patrocina la Corporatocracia para “mantener la chusma a raya”, incluyendo a las famosas “clases medias” estadounidenses?

Según McLaren, la escuela, que es cada vez menos pública, reproduce la conciencia conformista que permite naturalizar, –esto es hacerlos normales en la vida cotidiana de las mayorías empobrecidas- los “cinco rostros de la opresión”, que son: la explotación, la marginación, la impotencia, el imperialismo cultural, la violencia y el analfabetismo.

Lo particularmente llamativo de esta inhumana e injusta realidad, es que está sostenida sobre el “pensamiento único liberal”, cuyo gurú es el filósofo Leo Strauss, quien sostiene que: “La educación liberal es el esfuerzo necesario para fundar una aristocracia dentro de la sociedad de masas democrática”

Diría un maestro popular venezolano “Cógeme ese trompo en la uña…”

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757