Los niveles de análisis en el “Concepto de clases sociales”, Theotônio Dos Santos. (Parte II)

Por Dario Di Zacomo (Buenos Aires, Argentina)

Continuamos con la reseña del texto de Theotônio Dos Santos, Concepto de clases sociales, ahora desde los niveles de análisis que tiene el concepto: el modo de producción, la estructura social, la situación social y la coyuntura. Es importante recordar que estos niveles describen el proceso atribuible a Marx en la construcción de la categoría, el cual para Dos Santos consiste en una pesquisa del concepto a partir de una lectura que describe el asunto a la inversa de la producción cronológica de la obra del trevirano. Otro aspecto no menor en Dos Santos para sistematizar la cuestión por la cual es posible alcanzar el concepto de clase social, está en el interés de mostrar su validez científica en el análisis de la historia desde los ciclos largos (referimos a la influencia de Braudel Ferdinand y  Nikolái Kodrátiev), por medio de la operacionalización de los conceptos desde el materialismo histórico. 

Primer nivel: el modo de producción. Este primer horizonte de análisis, es quizás el de mayor abstracción, en tanto debe abordar las esenciales características que constituyen las fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción al asumir “…ciertos modos posibles de relación en la historia(Dos Santos, 2020: 120). Estos modos posibles de relación (entre fuerzas productivas y relaciones sociales de producción) son contradictorios desde y cuando las relaciones de producción se fundan y conforman sobre la base de la propiedad privada, esta condición contradictoria delimita las leyes generales de los modos de producción clasistas. Del resultado de este estudio se puede obtener el concepto de clases, por tal razón el primer nivel en que debe situarse el concepto referido es en el análisis del modo de producción.

El análisis de un modo de producción conlleva al develamiento de las relaciones antagónicas existentes entre sus diversos componentes, desde lo cual Dos Santos nos señala que las clases sociales son la expresión  primordial de esas relaciones antagónicas, en consecuencia el concepto de clases sociales solo puede alcanzarse teóricamente subsumido (en el sentido de algo particular sometido a un principio o norma general) al concepto de lucha de clases, al respecto dice: “La lucha de clases es pues el concepto clave para comprender las clases sociales” (Dos Santos, 2020:120), atributo que le otorga al concepto subordinación al análisis dialéctico.

La lucha de clases incumbe la dimensión de la superación de una formación económico-social, que como sabemos abarca la relación compleja entre el modo de producción, el modelo político y el modo cultural, de forma que solo es posible comprender el concepto de clases sobre el contexto de un modo de producción y de una formación social histórica donde se expresa la lucha de clases.

Este nivel de análisis exige, además la integración del “…concepto de conciencia de clase. El concepto de conciencia de clase en el marxismo  no corresponde a la idea vulgar empírica de la conciencia que tienen los individuos de su condición de clase” (Dos Santos, 2020:121), refiere más bien a las formas de conciencia incompatibles que se presentan en determinados modos de producción; el esfuerzo estaría centrado en representar en el plano teórico las maneras posibles de conciencia, no lo que los seres humanos piensan en un particular momento, por lo cual es clave tener presente la distinción con la conciencia empírica o psicológica aun cuando pueda estar próxima a ellas. Al respecto Dos Santos nos dice: “Trátase de estudiar las clases y la conciencia de clase a un nivel altamente abstracto y al mismo tiempo con referencia a una formación histórica concreta (Dos Santos, 2020:122).

En estos pasajes el texto del brasileño se nos hace duro de comprender, sin embargo creemos que refiere (no sin temor a equivocarnos) a que estas categorías conceptuales relacionadas (clases sociales, lucha de clases y conciencia de clase) deben ser estudiadas en este nivel en su forma esencial (es decir, lo que hace que algo sea lo que es por sobre los accidentes que le otorga el mundo empírico) a nivel abstracto, separándolos de sus características secundarias que le otorga su historicidad, de forma de poder dar con lo específico o esencial del modo de producción estudiado. Por lo cual, el concepto viene de la realidad, lugares donde está presente con sus particularidades, pasa luego a la abstracción, para ser develado en sus notas esenciales y conformarse en categoría general, para después ser usado sobre la realidad histórica específica, allí donde tienen lugar las contradicciones y relaciones entre fuerzas productivas y relaciones de producción. (Dos Santos, 2020:122)

Para sustentar la necesidad del nivel de abstracción de los conceptos como parte del método marxista, nos dice:

Primero, las categorías que constituyen el análisis marxista de la realidad no surgen de las condiciones posibles que se pueden dar dentro de la percepción de la realidad, como piensa el idealismo transcendental kantiano y poskantiano, sino que proviene de la manifestación teórica de la práctica social; es un proceso que, como ya hemos dicho, viene de las relaciones específicas que se dan entre las personas en la realidad histórica; esto tomaría distancia también con la fenomenología transcendental de Husserl.  

Segundo, estaría el hecho que las categorías marxistas no son de simple naturaleza operacional formuladas de manera ideal para explicar la realidad; al contrario, son categorías esenciales que se derivan y corresponden en su definición a su condición de existencia en lo real; a saber, el proceso de abstracción por el cual se llega al concepto y su entendimiento, es una suerte de aplicación de filtros analíticos por los cuales se extrae de la experiencia histórica las notas esenciales constitutivas del concepto, las claves que le dan forma general a la categoría para que pueda referir a las diferentes y particulares relaciones empíricas que denota.

Y tercero, los conceptos marxistas sobre la realidad no son de naturaleza formal (en su acepción específica de dar forma a algo), más bien describen relaciones reales que permiten la abstracción teórica; valga el auxilio de Teothônio “…son abstracciones de modos reales de producción y no categorías universales aplicables a realidades no históricamente determinadas. Es la realidad histórica misma quien constituye las posibilidades de las categorías teóricas”. (Dos Santos, 2020:123)

Segundo nivel: la estructura social. Las categorías marxistas refieren en términos de posibilidad a sociedades que compartan relaciones contradictorias de las fuerzas productivas y sociales de producción soportadas sobre la propiedad privada; no describen de forma específica a una sociedad concreta, sino que constituyen el instrumental teórico para dirigirnos a la especificidad. Como ya hemos dicho las generalidades o notas esenciales del/los conceptos provienen de la realidad histórica, por esto para el materialismo histórico el concepto es elaborado de forma abstracta y negado inmediatamente al mostrar sus limitaciones en la realidad, lo cual hace necesario este nivel de análisis que permite la descripción teórica de las relaciones sociales en un contexto dado: “La diferencia del nivel anterior es que ahora el análisis tiene que referirse a un universo histórico y geográficamente situado…” (Dos Santos, 2020:124), en los que se manifiestan diferentes grados de relación y desarrollo de la formación económico-social y su relación con otras formas sociales. Esto requiere ya la especificidad del dato empírico para  describir una formación social en su contexto histórico, desde lo cual se busca comprender el mapa de las relaciones básicas existentes en una formación dada y la dinámica que se establece en ellas. “En este nivel, la conciencia de clase debe ser tratada bajo la forma de intereses sociales definidos teóricamente (Dos Santos, 2020:124); a saber, la conciencia de clase toma las formas posibles de conciencia que se presenta por las condiciones determinadas de la estructura social tratada.

Tercer nivel: situación social. En este nivel surge la riqueza analítica del materialismo dialéctico. Nos dice Dos Santos, “Contra la realidad lineal y plana del empirismo se opone una multiplicación de planos de contradicciones, de posibilidades de análisis del comportamiento humano” (Dos Santos, 2020:126), se develan las oposiciones entre los individuos y su realidad objetiva y psicológica. Entran en el trabajo analítico los imaginarios, formas culturales, la política, el arte y la cotidianidad de los actores sociales, “Esta es la fuerza concreta del marxismo, aún no completamente desarrollada: su capacidad de ligar el más absoluto rigor teórico abstracto a las más cotidianas realidades del hombre” (Dos Santos, 2020:126).

Es un nivel donde el análisis se va aproximando cada vez más a la tarea de describir una sociedad específica, no puramente empírica, ni tampoco puramente teórica, se despliega la dialéctica marxista como fuente científica, al conocer los procesos, relaciones contradictorias y tensiones que pueden explicar esa realidad “inmediata o aparente” desde su estructura como formación social; ya que al disponer de las herramientas teóricas obtenidas en los dos niveles de análisis precedentes “no confundiremos la estructura de las clases con la estratificación social, como lo hacen varios sociólogos, ni las élites dirigentes con la clase dominante, ni la psicología de las clases con su conciencia de clase, etcétera” (Dos Santos, 2020:125). Finalmente nos señala el autor que en este horizonte se puede trabajar con valores sociales diversos surgidos de la estructura de clase que reflejan la singularidad de una situación social determinada.

Cuarto nivel: la coyuntura. Se trata de tomar determinados efectos producto de las coyunturas específicas que enriquecen y le dan singularidad al caso estudiado; al respecto Dos Santos nos dice: “La estructura de clases va a sufrir profundos cambios conforme sea la coyuntura en que se desarrollan sus contradicciones” (Dos Santos, 2020:126), generando efectos propios para cada análisis, dotado ya de la contextualización histórica. Desde aquí el autor pone el acento en la crítica a la “ciencia empirista”, la cual sobrevalora el dato desplazando en su análisis la totalidad por las formas de su manifestación, ocasionando muchas veces que se “tiende a confundir la dinámica de la realidad con la dinámica aparente de ciertos períodos históricos”.(Dos Santos, 2020:127)

Como conclusión del recorrido realizado por los cuatro niveles de abstracción analítica para alcanzar el concepto de clase social desde la teoría de Marx, Teothônio llega a lo siguiente: el recorrido analítico de Marx se corresponde a un sistema que guarda relación entre diferentes planos de abstracción que van de lo concreto y específico a lo abstracto y teórico, para luego recorrer con las herramientas obtenidas el camino de lo abstracto a lo concreto, o caso de estudio con historicidad. Esto resuelve las críticas dirigidas contra él, al señalar que posee superposición de enfoques en torno al concepto de clases sociales. Otra conclusión es la vinculada con el hecho que en la medida que el análisis se hace más concreto las leyes generales alcanzadas por el proceso de abstracción, se van redimensionando dadas las relaciones cada vez más complejas que se presentan en la realidad.

Como epílogo dejemos que el propio Dos Santos nos oriente al decir: “Representar lo concreto sin estas determinaciones no es todavía labor científica sino de observación sistemática. La ciencia empieza cuando la descripción se hace determinación, se hace “concreto-determinado o, al contrario universal-concreto”. Ciertas coyunturas determinadas tienden a acentuar las contradicciones entre la apariencia de los fenómenos y sus modos de ser, es decir, su “esencia”; otras coyunturas, sin embargo, particularmente las revolucionarias, hacen “aparecer” los aspectos esenciales de la realidad en la experiencia inmediata”. (Dos Santos, 2020:127)

Texto consultado:

DOS SANTOS, Theotônio (2020). Concepto de clases sociales. En: Construir soberanía: una interpretación económica de y para América Latina. Antología esencial / Theotônio Dos Santos – 1a ed. Tomo I. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: CLACSO. Libro digital, PDF.

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757