La Cumbre por la Guerra Fría para aniquilar el demos Krátos…

Por Miguel Ernesto Salazar

Esta semana se llevo a cabo en la Naciones Unidas el reconocimiento de las credenciales del cuerpo diplomático de los países miembros del organismo multilateral. A pesar de la propuesta de los Estados Unidos de no reconocer las credenciales de los representantes del Gobierno Bolivariano, tan solo 16 países a favor con Colombia a la cabeza de la directriz gringa de una suerte del Grupo de Lima Plus; Brasil, Guatemala, Ecuador, El Salvador, Paraguay, Canadá, EE.UU., Reino Unido, Georgia, Israel, Islas Marchall y Corea del Sur. Lejos quedo aquella lista de 55 países del Departamento de Estado en el 2019, en voz de Mike Pompeo anunciando el reconocimiento a Juan Guaidó como “presidente interino”, una muestra de cómo Nardia ha ido reduciendo sus fronteras en este mundo de fantasías que rodea al “interinato”, 16 países reconocen a Juan Guaidó o es lo que es lo mismo a decir que 177 reconocen al Gobierno Bolivariano  bajo el liderazgo del Presidente Constitucional Nicolas Maduro Moros.

Lo acontecido en la ONU ha pasado por debajo de la mesa para las grandes cadenas de noticias al servicio de la política exterior de Washington, quienes preparan la artillería para bombardear al “mundo civilizado” con las declaraciones que se originarán en la “Cumbre por la Democracia” convocada y organizada por la administración del demócrata Joe Biden. La Casa Blanca anunció  la participación de 100 países para “Defenderse contra el autoritarismo”. La democracia como concepto vuelve a estar nuevamente en el debate global o por lo menos esto pretende el Departamento de Estado de los Estados Unidos. ¿Pero a cual concepto de democracia se hará referencia? ¿Qué modelo de democracia buscarán imponer para marcar la línea entre las “naciones democráticas” y las naciones que Washington y los defensores de la democracia occidental denomina “autoritarias” o gobiernos “populistas”?.

En la “Cumbre por la Democracia” participan no solo las naciones y gobiernos que gravitan ante la idea de la “democracia occidental”, también están convocados líderes de la llamada “sociedad civil” y del sector privado. No es extraño entonces que los grandes emporios de noticias nos sometan durante esta cumbre virtual a ver las intervenciones de un Jair Bolsonaro, Leopoldo Lopez o de un Carlos Torres Vila, Presidente del Grupo BBVA (el segundo banco más grande del mundo según Dow Jones Sustainability Index). Por supuesto, no habrá salvación, uno de los anclas utilizados para darnos lecciones de democracia, Juan Guaidó, derrochara sabiduría para explicarle al mundo como el paladín de la justicia puede ser un gran demócrata sometiendo a la mayoría del pueblo al castigo criminal de un bloqueo económico para derrocar a un gobierno democráticamente electo. Guaidó, en su discurso no se ha cansado de hacer malabarismo en una Cumbre cuyos temas centrales a demás de la democracia, giran en torno a los derechos humanos y la corrupción. ¿Monómeros? ¿Citgo? ¿El enriquecimiento personal a través de la “ayuda humanitaria”? Lapsus mental.    

En este cónclave virtual no faltara la máxima por parte de quienes van por el mundo actuando como policías globales de etiquetar a los buenos y a los malos. Recordemos unas declaraciones de Pablo Casado, jefe del Partido Popular en España, uno de esos “líderes políticos” que tal vez se conecte a esta Cumbre virtual: «hay que defender principios de libertad occidentales mediante una ampliación de la OTAN más allá del Atlántico Norte, puesto que países como Japón o Colombia defienden, los mismos valores liberales y económicos europeos”. La declaración ha tenido como escenario un acto denominado “Creemos un futuro en libertad”, organizado por la Fundación Concordia y Libertad donde ha participado la escritora anticomunista ganadora del premio pulitzer, Anne Applebaum, quien recientemente publicó su último libro titulado, El ocaso de la democracia, un libro donde la autora aborda lo que ella a denominado el declive de las democracias liberales de Occidente bajo el asediado del autoritarismo y de los populismos nacionalistas.

Por su parte, Biden como anfitrión de la “Cumbre por la Democracia”, como convocante, tiene claro lo que marcó su primer discurso tras ganar las elecciones en los Estados Unidos, como guía de gobierno,  el concepto de “la democracia y la esperanza, la verdad y la justicia”, deben prevalecer,  no deben  morir durante su mandato, sino que debe prosperar,  constituirse en el faro del mundo. “Es lo que debemos a quienes nos precedieron, a nosotros mismos, y a las generaciones que vendrán”, señalaba Biden durante su discurso de toma de posesión.  En su intervención inaugurar de la Cumbre ha dejado claro a los participantes del conclave, no va a permitir que la democracia desaparezca y trabajar juntos por la libertad,  es el objetivo de la cumbre.  Pero volvemos unas líneas atrás, ¿A cuál democracia se refiere? ¿De cuales libertades nos habla? ¿Cómo debemos entender la renovación de la democracia y los programas de defensa de la democracia señalados en su discurso?

Pudiéramos buscar múltiples respuestas a estas y otras interrogantes surgidas de este “Cumbre por la Democracia” pero me voy a quedar con la opinión de los embajadores de Rusia y China ante los Estados Unidos, Anatoly Antonov y Qin Gang respectivamente, quienes hace una semana publicaban un artículo en el portal web “nationalinterest.org”, bajo el titulo, “Embajadores de Rusia y China: respetar los derechos democráticos de los pueblos”.

Los embajadores exponen la primera de las advertencias, “La próxima Cumbre por la democracia en línea dirigida por Estados Unidos avivará la confrontación ideológica”. Esto nos lleva a la idea central, esta Cumbre sienta las bases para una nueva guerra fría, creando una “ruptura en el mundo, creando nuevas “líneas divisorias””. Más adelantes los embajadores atinan sobre lo que es una afirmación correcta: “La paz, el desarrollo, la equidad, la justicia la libertad son valores comunes de la humanidad. La democracia no es una prerrogativa de un determinado país o de un grupo de países, sino un derecho universal de todos los pueblos”. Y apuntan a otra afirmación que usted amigo lector no encontrara en las intervenciones de quienes son convocados para propagar el bien por la humanidad. La democracia puede materializarse de múltiples formas, de esta manera encontramos regímenes cuyo modelo descansa en el presidencialismo, otros en el congreso o parlamento y otras que descansan en la voluntad del pueblo. Por ejemplo, nuestra democracia, la que nos dimos en la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela apunta al ejercicio protagónico y participativo ejercido por el pueblo que es totalmente diferente al modelo representativo (a la cual urge terminar de enterrar).  Y sobre esto, los embajadores Antonov y Gang, colocan otra carga de profundidad para los asistentes a la Cumbre: “un criterio básico de la democracia es el pueblo, es decir, si el pueblo tiene derecho a gobernar su país, si sus necesidades están cubiertas y si tienen un sentido de realización y felicidad. Si las personas solo despiertan cuando emiten votos y se envían de vuelta a la hibernación cuando finaliza la votación, si se les sirve con lemas que suenan dulces en las campañas pero no tienen voz después de las elecciones, si se les corteja durante el escrutinio pero se les deja fuera en el frio después de eso, esto no es una democracia genuina”.

Ambos autores en el artículo, han dejado claro como se manifiestan esos  procesos que conlleva la palabra democracia, en China, por ejemplo, se manifiesta en una “democracia socialista extensa y de proceso completo. Refleja la voluntad de la gente, se adapta a las realidades del país y goza de fuerte apoyo de la gente. En China, la gente tiene derecho a a las elecciones y puede involucrarse profundamente en la gobernabilidad nacional, ejerciendo su poder a través de congresos populares a nivel nacional y a otros niveles”. Por su parte en Rusia, señalan los embajadores,  se manifiesta a través de “un Estado federativo democrático gobernado por la ley con una forma republicana de gobierno. Las instituciones democráticas se fortalecieron aun más con las enmiendas a la Constitución aprobadas mediante referéndum en 2020. En Rusia, el desarrollo de la democracia está estrechamente relacionado con la cultura y las tradiciones. Las tradiciones de su parlamento se remontan a más de cien años”.

Otro complemento en el concepto de democracia, en el artículo de los embajadores de Rusia y China, va suscrito al ámbito de las relaciones internacionales y la cooperación que se desprende de ella: “…no se trata solo de una gobernanza nacional; también debe reflejarse en las relaciones internacionales. Un gobierno verdaderamente democrático apoyará a la democracia en las relaciones internacionales. No fomentará la hegemonía y la división en el extranjero mientras se construye la democracia y la unidad de un país”. Y continúan sobre el respecto señalando que: “No se deben violar los interés de soberanía, seguridad y desarrollo de un país. Interferir en los asuntos internos de otros países con el pretexto de combatir la corrupción promover los valores democráticos o proteger los derechos humanos, obstaculizar su desarrollo, esgrimir el garrote de las sanciones e incluso infringir su soberanía, unidad e integridad nacional va en contra de la ONU. Carta y otras formas básicas del derecho internacional y son obviamente antidemocráticas”.

Finalmente, cierran los embajadores Anatoly Antonov y Qin Gang, con el llamado de China y Rusia a los países participantes de la Cumbre convocada por la administración Biden: “…dejen de utilizar la “diplomacia basada en valores” para provocar división y confrontación; practicar el respeto mutuo y la cooperación mutuamente beneficiosa en las relaciones internacionales, y trabajar por la convivencia armoniosa entre países con diferentes sistemas sociales, ideologías, historias, culturas y niveles de desarrollo”. 

A la “Cumbre por la Democracia” le vendría bien que los más de 100 países participantes, entre gobernantes, líderes políticos y empresarios, debatir sobre el Demos Krátos con solo estos 2 embajadores. 

¡Solo el Pueblo salva al Pueblo!

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757