“La democracia no es Coca Cola”

Por Roy Daza- Diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV

Esta frase es como una flecha lanzada por Robín Hood, que da en la diana sin que nadie pueda evitarlo, fue formulada por el Canciller de China, Wang Yi, en una videoconferencia en la que participaban miembros del Consejo Estadounidense de Relaciones Exteriores.

“La democracia no es Coca Cola, y por tanto, no puede tener el mismo sabor en todo el mundo” y planteó que el socialismo democrático de China es una democracia en toda la regla, y que “China no solo sacó a 1.400 millones de chinos de la pobreza y el subdesarrollo, sino que también permitió que la nación china hiciera, una vez más, una enorme contribución al progreso humano”.

“Si solo hay un modelo y una civilización en la tierra, el mundo perdería su vitalidad”, sentencia Wang Yi.

Esta es una polémica potente, toda vez que hace apenas unas semanas el régimen electoral de los Estados Unidos quedó cuestionado por el ex presidente Trump, muy frescas están las imágenes de sus seguidores irrumpiendo en el Capitolio para reclamar que hicieron fraude en los comicios que le dieron la victoria a Joe Biden.

Es imposible calificar de democrático a un régimen político como el estadounidense, que pretende imponer una dictadura en Venezuela, mediante el chantaje, la amenaza de guerra y el bloqueo económico.

¡No puede ser libre una nación que sojuzgue a otra nación!

Nosotros, los socialistas levantamos la bandera del gran prócer norteamericano, Abraham Lincoln, quien nos enseñó que: “la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Alain Touraine dijo una vez que la democracia sería una palabra muy pobre si tanta gente no hubiese entregado su vida por ella, la democracia es el reino de la libertad, y en definitiva, sabemos que no es una Coca Cola.

También te puede interesar