Bye Joe. ¿Hello Donald? ¡Welcome Nuevo Orden!

Por Miguel Ernesto Salazar (@SalazarErEspia)

Una publicación reciente de Fox News, un medio conservador de los Estados Unidos, sobre la gestión del Presidente Joe Biden señala: “… se despertó en tercera base y cree que bateó un triple. Alguien le ha dicho al presidente que fue elegido por el pueblo estadounidense para cambiar fundamentalmente nuestro país. Cree que tiene un mandato y que todo lo que se interpone entre él y el éxito son unos pocos republicanos intransigentes en el Senado que se niegan a apartarse del camino. Corrección. Biden cree que lo único que se interpone entre él y la grandeza son los senadores malhumorados que no ven a Estados Unidos como sistemáticamente racista, que no creen en expandir enormemente el estado de bienestar, que piensan que la creatividad y los logros individuales han construido nuestro gran país y que están absolutamente seguros de que los demócratas nos están conduciendo por un camino muy peligroso”. Y termina con esta demoledora cita: “Fue elegido porque no era Donald Trump. Esto no es una suposición; es un hecho. Más personas votaron  contra  Donald Trump que por Joe Biden. Esa es la verdad. Nuestro presidente, que necesita las notas de Cliff para pasar una conferencia de prensa, quiere ser el próximo FDR y celebró una reunión extraoficial de dos horas con historiadores presidenciales para determinar la mejor manera de lograrlo. Biden quiere ser tallado en el Monte Rushmore, y los medios liberales lo están incitando. BIDEN NO TIENE MANDATO”.

Parecieran premonitorios dos elementos: uno, las tres veces que Biden bendijo las escaleras al subir al Air Force One. Y no es que a Trump no le haya ocurrido nada parecido durante su mandato, recordemos que casi se queda sin peluca, pero que esto le pase a Biden justo cuando muestra sus colmillos ante Putin. En una entrevista con el presentador de Newsmax, Greg Kelly, el propio Trump opinaba sobre la caída de sucesor en la Casa Blanca: “Algo está pasando, es una locura. Lo que está pasando es una locura y te preguntas si todas las cosas que está firmando o no, si entiende o no lo que está firmando, porque esto es peor que Bernie Sanders en su peor momento. Nunca pensamos que esto pudiera suceder. Bernie Sanders con esteroides no estaría firmando lo que está firmando este tipo”. El otro elemento, fue su primera rueda de prensa ante medios estadounidenses, selectamente elegidos para esta primera actividad con la prensa. Un “Fact-Check” de la primera rueda prensa como presidente publicado por “newtral”, un medio español, da cuenta de la montaña rusa en la que Biden, reporteros y televidentes estuvieron sometidos por más de una hora y donde se dedicó a  “responder preguntas de periodistas, relacionadas con la inmigración, la campaña de vacunación, el derecho al voto e incluso la posibilidad de ser candidato a la reelección en 2024”. En este ir de venir de mentiras y verdades esgrimidas por Biden ante la prensa, el cansancio por poco termina con una nueva mala pasada.

Sin ánimos de pretender ser pitoniso, ni mucho menos emular el programa de Tves de “Así fue” con la profesora Arischa, ni intención de seguir los pasos de mi amigo Manuelito en Carupano o retrotraerme al dilema de los científicos Tony Newman y Douglas Phillips, en aquella famosa serie de Tv creada por Irwin Allen llamada “El Túnel del Tiempo”, los hechos van demostrando, contra la opción del propio Joe de presentarse para las elecciones presidenciales del 2024, que el actual presidente demócrata no termina su mandato. Los acontecimientos en marcha son más grandes que la capacidad de Biden para hacer frente a ellos, su directriz de “diplomacia con fuerza” algo parecido a “Paz a través de la fuerza”, vieja consigna republicana que siempre le ha gustado al demócrata de turno en el Salón Oval, puede llevarlo a ceder el poder antes del 2024.

La Vigesimoquinta Enmienda de la vieja Constitución de los Estados Unidos, en su Sección 1, estipula que el vicepresidente, en este caso la vicepresidenta Kamala Harris (a quien Joe llamo en una videoconferencia “Presidenta Harris”), es el sucesor, en este caso la sucesora directa del presidente, y se convertiría en presidenta, si el presidente en funciones muere, renuncia o es destituido. Esta Enmienda también estipula la situación en la que el presidente está temporalmente incapacitado ya sea, por un procedimiento quirúrgico o esta mentalmente incapacitado. De este modo Kalama Harris sería la primera mujer en la historia de los Estados Unidos en convertirse en Presidente y para resaltar más este posible escenario sería la primera mujer afroamericana en  sentarse en la silla presidencial del Salón Oval, lo que significaría un tsunami en la elite política de Washington y seguramente estremecería al Monte Rushmore donde se encuentran tallados en la roca los presidentes George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln.

A Biden pudiera esperarle la suerte del Papa Benedicto XVI. Su agresiva política exterior en estos primeros dos meses de su mandato parece buscar desviar la atención sobre el Talón de Aquiles de los Estados Unidos y del propio Biden. La crisis fronteriza, la violencia interna (durante este mes en Colorado y Georgia, dos masacres acabaron con la vida de 13 personas), el terrorismo interno (según datos del FBI, la creciente influencia de las milicias supremacistas blancas constituye el principal peligro para la seguridad y defensa del Gobierno Federal), el esfuerzo caótico por combatir el COVID-19 (al escribir este artículo en los Estados Unidos la cifra de contagiados supera los 30 millones y los fallecidos más de medio millón de seres humanos) y por último, la sombra de Trump quien no abandona su lucha por presentarse a las elecciones del 2024 como abanderado del Partido Republicano.

En los casos más sensibles para la administración Biden, frontera y violencia interna, la vicepresidenta Harris ha sido puesta al frente como principal muro de contención. Y en ambos casos ha tenido que declarar, para aclarar lo dicho por Biden ante ambas situaciones. Explicitaciones van y vienen para la comunidad hispana y quienes se enfrentan a la llegada de los migrantes en su mayoría provenientes de Centro América. Aclaratorias van y vienen para los miles de estadounidenses propietarios de armas de fuego.

La última encuesta de realclearpolitics.com, portal que promedia encuestas de grandes medios de comunicación y fue muy acertado en vaticinar el triunfo de Biden, ubica la aceptación de este con un poco más del 50% de aprobación de su gestión y un 43% de rechazo en la población estadounidense. Un 41% cree que va por la dirección correcta mientras el 52.8% cree que va sin rumbo. Aunque es prematura su gestión, aun no cumple ni siquiera los 100 días de mandato, estos números son un balde de agua fría y el equipo de Biden lo sabe.  Recordemos que Joe Biden le ganó a Trump con el 51,4 de los votos por encima del 46,9%.

Dentro de los sondeos de realclearpolitics.com destaca el relacionado a las figuras políticas, tanto demócratas como republicanos que pudieran disputar la presidencia en el 2024: Biden con 54% de liderazgo, Trump 41%, Nancy Pelosi 38%, el presidente del Senado y demócrata, Chuck Schumer 33%. 

Mientras tanto la corriente progresista dentro del Partido Demócrata se apresta para avanzar en las próximas elecciones de la Cámara de Representantes y del Senado en el 2022. Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Alexandria Ocasio-Cortez buscaran aumentar su influencia dentro del Partido, lo que permitiría avanzar con mayor influencia en la gestión de Biden, convirtiéndose de esta manera Sanders en el gran salvavidas. Por otra parte, Trump con la mirada puesta en el 2024, ve también como una oportunidad las elecciones del 2022. Con el control total del Partido Republicano a pesar de su vieja elite conservadora, los partidarios de Trump pudieran lograr convertirse en una fuerza importante dentro del mismo Congreso que alguna vez pretendieron tomar por asalto. El cálculo político está a la orden del día por quienes aspiran a suceder a Biden.

Paralelamente Joe Biden sueña con ser el próximo Franklin Delano Roosevelt al final de la Gran Depresión,  amparado Biden en un gran plan de rescate de los Estados Unidos, Ley CARES 2.0, una especie de reedición del “New Deal”. Completar lo hecho por “el cojo”- “Teddy” está cuesta arriba.

Un trabajo de Michael McKenna, publicado este Sábado 27 de marzo en el Washington Time, que lleva por nombre, «Biden muestra debilidad tanto en casa como en el extranjero», pone desde el lado conservador algunos últimos elementos interesantes para su análisis. Cita al ex por no es que honal. Esta nuevo aLosunidos, esta por empezar.ionale esta epoca e estos ultimos ontrarrevolucionarias; vencieblo.por no es que honal. Esta nuevo aLosunidos, esta por empezar.ionale esta epoca e estos ultimos ontrarrevolucionarias; vencieblo.Secretario de Defensa Donald Rumsfeld para comprender el carácter de Biden en momentos cuando en Estados Unidos se ha apostado por entrar con fuerza en el escenario internacional con el objetivo de recobrar la hegemonía mundial: “Si la historia ha enseñado algo, es que la debilidad es provocadora. Atrae a las personas a hacer cosas que de otro modo no harían».

McKenna (columnista de The Washington Times, es el presidente de MWR Strategies y fue asistente adjunto de Trump y director adjunto de la Oficina de Asuntos Legislativos de la Casa Blanca) ha dicho que «el mundo es un lugar peligroso lleno de gente (comunistas chinos, cárteles de la droga, ex agentes de la KGB, senadores de mente fuerte) que se aprovechan de la debilidad». A Mckenna se le olvido incluir en este peligroso grupo de comunistas y ex agentes de la KGB al Mazo Dando de Diosdado y al grupo selecto del Eje del Mal, capaz de espantar a Joe Biden. Finalmente, un nuevo orden político está surgiendo en los Estados Unidos, en ambos partidos, Demócrata y Republicano, hay una suerte de ideario bipartidista que tiene como objetivo retomar la hegemonía perdida en el tablero internacional y cuenta su propia historia a la saga de lo que el devenir le tenga preparado a Biden. La razón de ser de esta nueva orden tiene mucho de lo que Kylo Ren, personaje de la película de la saga de La Guerra de las Galaxias, “Star Wars: El despertar de la Fuerza”, interpretado por el actor Adam Driver, quien en un pasaje de la película se dirige a sus fuerzas: “Es la tarea de la Primera Orden eliminar el desorden de nuestra propia existencia para que la civilización pueda regresar a la estabilidad que promueve el progreso. Una estabilidad que existió con el Imperio, que se redujo a la anarquía por culpa de la Rebelión, que fue heredada por la llamada República y que será restaurada por nosotros. Los historiadores del futuro considerarán este como el momento en que una mano fuerte le devolvió el orden a la civilización”.

También te puede interesar