Al Encuentro de René Zavaleta

Por Dario Di Zacomo (Desde Buenos Aires, Argentina)

Quiero agradecer al equipo político-editorial de la revista Pueblo en Armas por la agradable invitación de hacer sitio a mis líneas, un fuerte abrazo revolucionario camaradas.

            Este espacio que hemos denominado “al pie de la bailarina” en recuerdo de la hermosa imagen de Hugo Chávez al referirse a nuestro continente como una bailarina danzando, trae tres sentidos; el primero pretende compartir proximidades a nociones, ideas, categorías y herramientas teóricas útiles para pensar las realidades complejas de nuestros países; el segundo transita por la intención de intercambiar experiencias de trabajo territorial desde la base con el vínculo propio de la acción transformadora revolucionaria; y el ultimo acompaña la necesidad ineludible de reflexionar sobre la coyuntura política amplia de las luchas de los pueblos en nuestramérica; sobre ese trípode sostenemos las carillas que iniciamos ahora con René Zavaleta Mercado (Bolivia 1937-Mexico 1984), intelectual marxista cuyo instrumental teórico es hoy de sorprendente vigencia para desafiar, con pie en el marxismo crítico, los obstáculos que se le tienden a nuestros pueblos en el difícil camino por su soberanía y liberación del capital.

            Consideramos a Zavaleta parte de la secuencia de autores ubicados dentro del marxismo crítico latinoamericano, por su análisis de la realidad Boliviana y latinoamericana en general, dotado de pertrechos teórico-conceptuales que parten de un marxismo donde la realidad ensancha las categorías para sostener el empuje de la liberación ideológica de nuestros pueblos. En esta breve reseña abordaremos las fundamentales nociones de Formación Social abigarraday sociedad abigarrada como conceptos y referencias de un mismo proceso, tal como lo señala Luis Antezana (2009) dependientes una de la otra, aplicables en muchos casos de manera indistinta en una relación de categorías claves para el análisis de los procesos sociales y el devenir histórico de los pueblos latinoamericanos como sociedades dependientes y sometidos a la dominación imperialista (determinación externa).

            La Formación social abigarrada y la sociedad abigarrada se relacionan e interactúan en cuanto que la primera refiere al concepto analítico y la segunda a la noción descriptiva, pero ambas juegan desde la misma posición un soporte para explicar la complejidad de las sociedades heterogéneas latinoamericanas en contraste con la posición homogeneizadora del modo de producción capitalista; de igual manera acometen desde dentro de la sociedades mismas las tensiones que históricamente marcan la conformación del Estado-Nación en los diferentes países de la región.

            La Formación social abigarrada … se trata de la calificación mutua de diversidades económico-sociales de tal suerte que, en concurrencia, ninguna de ellas mantiene su forma (previa)… (Antezana, 2009, pág. 132), de manera que permite adentrarse en la unidad de la diversidad implicada en una sociedad objeto de análisis. Por otra parte, es necesario añadir que el concepto se amolda a  sociedades que han atravesado por procesos de colonización como es el caso de los países latinoamericanos (Puente, 2008, pág. 3), donde estaríamos en presencia de diversas lógicas civilizatorias conviviendo de forma desarticulada y habitando un mismo territorio y tiempo histórico, en una relación de fuertes tensiones marcadas por la dominación y exclusión política de unas por sobre otras. Luis Tapia (2015), señala que la Formación social abigarrada refiere a la herramienta teórica para describir …la sobreposición de diversos tipos de sociedad que coexisten de manera desarticulada, estableciendo relaciones de dominación y distorsión de unas sobre otras (Tapia, 2015, pág. 10) dentro de un mismo Estado-nación, al tiempo que nos permite designar los procesos problemáticos inherentes a la producción y reproducción de un orden social determinado, es decir describe conglomerados sociales abigarrados.

            Por su parte el concepto de Sociedad abigarrada gravita en la existencia o presencia específicamente real de un continuo de relaciones sociales, concepciones del mundo, modos de producir, lenguas, lenguajes y estructuras de autoridad … cuyo rasgo central es la condición de una sobreposición desarticulada (Tapia, 2015, pág. 24), con presencia en algunos casos de subjetividades sobre la autoridad y autogobierno, fundados en otros sistemas de relaciones sociales probablemente anteriores al capitalismo o al menos distinto; en una analogía geológica, sería como diversos planos de rocas metamórficas, las cuales pueden representar distintos tiempos y orígenes. Entonces, la Formación social abigarrada y la Sociedad abigarrada parecen entrelazarse como los componentes de una noción conceptual compuesta, una suerte de constelación de conceptos.

Zavaleta le otorga a las sociedades abigarradas algunas características como:

a) El Estado en las sociedades abigarradas tiene unidad por imposición, es solo un plano formal de lo que en realidad no está unido.

b) El Estado es débil y en un sentido “aparente”. Aunque el Estado nunca es la forma de unidad de la sociedad toda, sino la expresión de su diferencia interna; la forma de unidad que ha logrado obtener la burguesía para su hegemonía es el Estado-nación moderno, pero al mismo tiempo esta no le otorga a la unificación del Estado en tanto tal un mismo valor, pues  la “unidad” es vista dependiendo de la fracción o sección del sector social dominante al que se pertenece o se reconoce pertenecer, y esta característica parece ser clave para entender las dificultades en la constitución de los Estados-Nación latinoamericanos (Zavaleta, 2015).

c) Como corolario del punto anterior se puede entrever que …la sociedad civil no es sino una enumeración, no está vinculada entre sí en lo orgánico; y además la propia clase dominante carece de unificación nacional y clasista. (Zavaleta, 2015, págs. 129-130)

d) Otra característica es la inestabilidad que se presenta por la aparición de planos de determinación diacrónicos, es decir que el Estado carece de continuidad como devenir, o de proyecto nacional de desarrollo, forma de devenir histórico entendida como cuerpo social homogeneizado por el Estado Nacional y el modo de producción, ya que esa continuidad como devenir es un complemento de la unificación en los países del centro o desarrollados.

Para aproximarse al grado de profundidad y permanencia de las diversas formas de relaciones sociales y productivas presentes en las sociedades latinoamericanas de forma abigarrada, nos trae Zavaleta el concepto de momento constitutivo. Éste vendría a ser los acontecimientos y procesos que fundan la manera de ser de una sociedad por un periodo de tiempo largo, son un signo ideológico sobre el cual se levanta el tejido social, y estos momentos están ligados a procesos de autodeterminación de las masas.

Los momentos constitutivos son visibles desde el punto de vista cognoscitivo por medio de las crisis, desde ellas se puede indagar sobre los componentes que fundan el tejido social y a su vez abren paso a una nueva posible articulación social. Zavaleta está pensando desde Gramsci en la crisis como una expresión de la confluencia de lo diverso, el espacio-tiempo donde se unifica la heterogeneidad para dar paso a otras intersubjetividades que pueden llegar a instituir momentos constitutivos de allí en adelante, en condiciones de modificar el orden social presente.      

            La crisis como método de conocimiento nos traería hacia la formación social abigarrada, pasando por momentos constitutivos que componen un cuerpo social heterogéneo, donde se develan procesos de autodeterminación de las masas, entendida la masa como noción propia para los sectores sociales latinoamericanos, con más realidad ontológica que el concepto de clase; en sus palabras  …la masa es la sociedad civil en acción, o sea, un estado patético, sentimental y épico de la unificación. (Zavaleta, 2015, pág. 139).

            De vuelta a la crisis, es en ésta donde la masa aprende la extensión, eficacia y eficiencia de su poder. Es en la práctica, y no en la quietud, donde la masa puede  medir, qué puede y qué no puede hacer, qué es capaz de alcanzar por su propio poder, es la condición que hace visible las fuerzas que le permiten romper la inercia social y generar cambios profundos.

             Para finalizar, aventuramos en la idea zavaletiana que la democracia al ser entendida como autodeterminación de las masas es un deseo no cumplido. La historia de las masas es una historia de rebelión y lucha contra el Estado, la autodeterminación es el principio de la historia del mundo y núcleo de la cuestión efectivamente democrática, ya que el acto de autodeterminación es un acto revolucionario y encarna en sí mismo un momento constitutivo.

Este abreviado punteo de algunos instrumentos categoriales de René Zavaleta presenta una fotografía del esfuerzo que el revolucionario boliviano realiza en la construcción del arsenal teórico, que desde el marxismo, presiona por romper las veladas realidades de la explotación presente en nuestramérica.

Bibliografía

Antezana, L. (2009). Dos conceptos en la obra de René Zavaleta Mercado: Formación abigarrada y democracia como autodeterminación. Recuperado el 25 de enero de 2018, de http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/coedicion/olive/07antezana.pdf

Puente, F. (2008). Actualidad del pensamiento de René Zavaleta Mercado. Obtenido de http://www.aacademica.org/000-096/555

Tapia, L. (2015). Presentaciòn de: La autodeterminaciòn de las masas, Antologia de Rene Zavaleta. Mexico DF – Buenos Aires: Siglo XXI editores – CLASO.

Zavaleta Mercado, R. (1990). El Estado en Amèrica latina Obras Completas. La Paz-Cochabamba: editorial Los Amigos del Libro. Zavaleta Mercado, R. (2015). La autodeterminación de las masas / René Zavaleta ; antología y . México, D. F. Buenos Aires: Siglo XXI Editores ; CLACSO.

También te puede interesar

Los comentarios están cerrados.