Carabobo inconcluso, la batalla por el Socialismo y por la Independencia Plena.

Por Miguel Ernesto Salazar

En estos días en que la deslealtad bulle desde las entrañas de la Casa Blanca, es bueno recordar algún pasaje del libro de Jhon Bolton (que se asoma como un paquete chileno), donde quien fuese su jefe es el protagonista: “Los Estados Unidos habían hecho frente a las amenazas externas en el hemisferio occidental desde la época de la Doctrina Monroe…”, relata el ex asesor de seguridad de la Casa Blanca en los primeros párrafos del capítulo dedicado a Venezuela. O este otro: “Venezuela era una amenaza por sí misma”, haciendo referencia a la intervención del Gobierno Bolivariano y su FANB en defensa de la Soberanía Nacional ante la aparición de unos buques de exploración de ExxonMobil en aguas territoriales venezolanas. O esta otra infidencia de Bolton ante el reclamo de su Jefe para concretar una propuesta de intervención militar sobre la Patria: “Poco después del ataque con drones, durante una reunión que no guardaba relación, el 15 de agosto, surgió el tema de Venezuela, y Trump me dijo de manera enfática “Que lo hagan”, es decir que me deshiciera del régimen de Maduro. “Esta es la quinta vez que lo pido”, continuó diciendo. Describí la idea de lo que estábamos haciendo en una reunión limitada a Kelly y a mí, pero Trump insistió en que quería opciones militares para Venezuela y, luego, quedársela porque “es realmente parte de los Estados Unidos”. No hay recato ni pudor para esgrimir la idea de los padres fundadores. Pero veamos porque los Bolton se siguen estrellando contra la fuerza del pueblo venezolano. A 199 años de la Batalla de Carabobo y con la mira puesta en el Bicentenario, aquí puede estar la idea central que Bolton omite o desconoce de la historia venezolana que va íntimamente ligada a la de otras naciones de la región.

La fórmula Pueblo Soldado se constituyó en base del proceso revolucionario venezolano tal como la territorialización de las transformaciones que han sacudido al país las últimas dos décadas va cobrando fuerza dentro de la organización comunal, elemento descrito al detalle por el Comandante Chávez, en la Reforma Constitucional, la radicalización inconclusa de la Revolución.

El Campo de Carabobo fue la escenografía ideal dispuesta por el Comandante Chávez para recordar la esencia del Ejército Bolivariano. Cada discurso va amasando la nueva Doctrina Militar. Es una revolución pacífica pero armada. El concepto de Pueblo en Armas que se va construyendo en el planteamiento alrededor de la unidad cívico – militar, las agrupaciones militares para la defensa de la nación va surgiendo a lo largo y ancho de la geografía venezolano, poco a poco de la Reserva Militar va abriéndose camino hasta que irrumpe la Milicia Bolivariana entre el reconocimiento a la historia de luchas del pueblo venezolano y a la gesta libertaria de hombres y mujeres que desde la victoria en las sabanas de Carabobo acompañan la idea Bolivariana de la integración del proyecto de nación, Colombia, que lleva a la milicia que acompaña a Bolívar a liberar a otras naciones más allá de las sabanas apureñas y de la cordillera andina; Pichincha, Ayacucho, Potosí, llevaron la voz y la idea del Carabobo infinito: conquistar el bien más preciado, la Independencia.

Un pasaje del Documental “Los Amigos de Hugo, Todos Somos Chávez” producido por la Escuela de Formación Socialista 27 de febrero de Cantv baja la dirección de José Medina Bastidas, expone la voz del viejo comunista de la población barinesa de Los Rastrojos y que acompaño a Hugo Chávez en la construcción del MBR-200 y su plan para llegar a la madrugada del 4-F. Francisco Orta, pone el punto sobre la ies. El Proyecto Bolivariano se ha dado una Doctrina Política, la Constitución Bolivariana y la Doctrina Militar, “cambiar todo un esquema de tradiciones”.

Hoy, el Presidente Nicolás Maduro, Comandante en Jefe de la FANB y los oficiales Insurgentes y Bolivarianos, hombres y mujeres del pueblo uniformado han profundizado en la Doctrina Bolivariana, la Ley Constitucional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, es la Revolución dentro de la Revolución.  La presente Ley Constitucional, se basa en «el reconocimiento de la realidad histórica de la institución militar bolivariana con génesis en el antiimperialismo fundamentado por la resistencia demostrada por nuestros aborígenes, la hazaña revolucionaria independentista de nuestros Libertadores, el carácter antioligárquico de la gesta de la Federación…” e incorpora uno de los elementos más revolucionarios de la Doctrina Militar Bolivariana: la “Milicia Bolivariana es un Componente especial de carácter popular, integrada por hombres y mujeres que manifiestan su deseo patriótico de participar activamente en acciones que contribuyan a la Seguridad de la Nación, en todos los ámbitos de la misma”.   

Doctrina que ha tenido su bautismo de fuego, en el medio de las circunstancias más apremiantes para la Patria, donde se han combinado el elemento de la naturaleza, una Pandemia que ha estremecido a la humanidad y el otro elemento, traducido en los rasgos más miserables del genero la humano, el odio. Washington arrecio la agresión contra la Patria, ha utilizado a la oposición apátrida y a un grupo de mercenarios para intervenir militarmente a Venezuela. Tal como escribe Roy Daza, en un artículo publicado en puebloenarmas.com, con el título, “La unión cívico – militar se puso de manifiesto, la fortaleza de un pueblo está signada por el grado de conciencia de sus ciudadanos, el profundo sentimiento patriótico –que se ha forjado en años de Revolución Bolivariana- hicieron posible una épica victoria, (…) Pudiera ser que naciera la versión caribeña del himno de los partisanos y que a partir de ahora se cante: ¡Bella Chuao! ¡Bella Chuao! ¡Bella Chuao!…”. La Bella Chuao es la acción concreta de lo estipulado conceptualmente en la nueva Doctrina Militar. A Monroe, 200 años después le ha salido nuevamente al paso el Bolívar, hecho Pueblo en Armas.  

El rumbo esta delineado, el Bicentenario de Carabobo abre un nuevo ciclo: “Carabobo no ha terminado, Carabobo es la batalla de todos los días, aprovechemos para reivindicar y para sellar para siempre en Carabobo y desde Carabobo la gran batalla, ES LA BATALLA POR LA UNIDAD NACIONAL, ES LA BATALLA POR EL SOCIALISMO, ES LA BATALLA POR LA INDEPENDENCIA.

Estamos decididos a Vencer.

También te puede interesar