Recreo con Aquiles

Por Gregorio Pérez Almeida

De nuevo Aquiles Nazoa, pero esta vez acompañado de *Earle Herrera*. ¿Ya leyeron el libro de Earle sobre el Credo, que editó El perro y rana y está colgado en Internet? Es un verdadero placer leerlo. Su lectura me motivó a decir algunas cosas en la onda decolonial.

¿Cómo evaluar a Aquiles Nazoa desde una perspectiva decolonial? Por ejemplo, en su “Credo” todas las referencias artísticas son europeas, entonces, ¿Es eurocéntrico Aquiles?  En la “herida colonial”,esto es en los pueblos que fueron colonizados y siguen neocolonizados, hay que agitar el medio fundamental de la reproducción de la mentalidad colonizada: el lenguaje, y Aquiles es un gran agitador.

El lenguaje es quizá el principal, sino el único, escenario donde hasta ahora quienes habitamos en las ciudades y somos educadoras(es), hemos realizado sketches descolonizadores y nuestras batallas se han dado en el territorio delimitado por la academia: que si tal o cual palabra es eurocéntrica, que si tu punto de vista es colonial, que sólo citas autores europeos, que no haces referencia a nuestros ancestros, que reproduces la “episteme” occidental, que no utilizas los términos decoloniales adecuadamente y se te nota el bojote patriarcal, etc. Y así ocurre la “batalla de las ideas” entre artículos, conferencias, foros y, ahora en cuarentena, en chats virtuales de todos los tipos y modalidades, mientras, en lo que se dice vivir, vivir, estamos igualitos, siguiendo la señalización eurocéntrica para el “vivir bien”. No hay otra. Puro simulacro.

Aquiles es, quizá, el mejor ejemplo de nuestra sabiduría popular urbana que sin llamarse “descolonizadora” lo es por una simple y básica razón: la descolonización no es un proceso teórico sino práctico, no es sólo una perspectiva sino una posición ante la vida y lo práctico para que quede en la memoria de los pueblos debe escribirse, hacerse ensayo, teatro, poesía, canto, rezo y coger calle, escuela, escalera, baño, carrito, autobús, Metro, por eso sus escritos son expresión de su práctica cotidiana de poeta, humorista, conservacionista, revolucionario, antiimperialista y nacionalista sin chovinismo, es decir: de un descolonizador.

En el libro sobre el Credo, Earle nos da la clave para identificar la actitud descolonizadora de Aquiles Nazoa y de cualquiera otra persona que queramos “juzgar” desde esa perspectiva:

“Que Aquiles Nazoa reúna a Isadora Duncan, con Picaso, Charles Chaplín, Rilke y Lord Bayron, es porque por distintos caminos, buscan la belleza, la libertad, la justicia y el amor al arte. Porque su tiempo no los comprendió. Porque revolucionaron su época. Dicho en dos palabras: por creadores”

…Y, como el corazón de Aquiles latía al ritmo de los “poderes creadores del pueblo”, en ellas y ellos encontró a sus iguales y fieles compañeros de viaje en la barca voladora del realismo mágico que forja nuestras vidas en estas tierras de gracia, por ello Chaplin juega con las estrellas de oro del amolador callejero e Isadora se come la miel que hicieron las abejas en el corazón de Martín Tinajero, en fin, que la aureola que llamamos “universal” en la atmósfera eurocéntrica se disipa en la mente creadora de un sabio popular venezolano y se iguala a lo sencillo de las gentes y cosas cotidianas.

Lo importante no son tus referencias teóricas, sino lo que haces con ellas, para qué las utilizas, cómo las integras a tus prácticas cotidianas descolonizadoras, porque se da el caso de personas que no escriben una línea o pronuncian una palabra sin hacer referencia a las y los pensadores y las categorías decoloniales, pero su vida cotidiana es un manojo de “virtudes coloniales”: patriarcales, machistas, homofóbicos(as), docentes bancarios(as), etc. En fin, nada nuevo bajo el Sol: el eterno rollo entre la teoría y la práctica.

A quienes andan ahora creando un “descolonizadómetro”, les doy un consejo tan viejo como Matusalén: no es lo que digan ni cómo lo digan, que en la vida real “por sus obras los conoceréis”.

Ahora, si quiere conocer a Aquiles Nazoa en todas sus dimensiones, lea el libro de la Editorial Ayacucho, Aquiles Nazoa, poeta enhumorado, editado en conmemoración del centenario de su nacimiento, también presentado por Earle Herrera y disponible, gratis, en internet.

También te puede interesar