Historia e Histeria de Bolton

Por Ángel C. Colmenares

Este señor BOLTON tiene una historia (más bien una “histeria”) guerrerista muy bien construida contra cualquier país que tenga diferencias con el gobierno de los Estados Unidos, y muy especialmente si ese país (o grupo de países) tiene en el subsuelo materias como petróleo, oro, coltán (columbita+tantalita) y, para resumir, recursos energéticos y/o bio-diversos de cualquier tipo.

Como todos los de su calaña, el señor BOLTON es un guerrero de papel y micrófono, lo cual demostró con creces cuando en 1969 le correspondió alistarse para combatir en Viet-Nam y velozmente tramitó un aplazamiento por razón estudiantil y solicitó su incorporación a la Guardia Nacional de Maryland, y mediante maniobras con el sorteo de las boletas (“drafts”) de inscripción, quedó en la Reserva de ese componente militar y se libró de los riesgos del combate.

Por 1980, con Ronald REAGAN, ingresa a ese club de conspiración e intervencionismo internacional llamado “Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional” (US Agency for International Development o USAID), de donde es transferido por el Secretario de Justicia, a petición de su protector, el senador Jessy HELMS, al cargo de Adjunto al Departamento, donde “limpia” todos los expedientes por tráfico de drogas que habían sido levantados luego del escándalo Irán-Contras, que implicaba a destacados representantes del Departamento de Estado, de las Fuerzas Armadas, de la CIA y del Congreso, particularmente a diputados republicanos, lo cual marcó el principio de su carrera política.

El señor guerrerista fue criticado por algunos de sus correligionarios (uno de ellos decía que los análisis de BOLTON eran de origen anal), especialmente por la obsesión de invadir a Irak, e igual le sucedió con respecto a Irán, cuando escribió ―en ese mismo diario en el que hoy lo critican― el 26 de marzo de 2015: “Para detener la bomba iraní hay que bombardear a Irán”, y adelantaba que Estados Unidos podía realizar “un minucioso trabajo de destrucción” para que Israel “hiciera lo necesario”.

No andaba muy descaminado el Ayatola Ali KHAMENEI cuando se refería a un representante estadounidense como “idiota de primera clase” sin decir quién era.

No tenía necesidad de ello pues todo el mundo sabía de quién hablaba.

Por lo que sabemos de BOLTON y de TRUMP, nada de raro tiene que luego de todo este escándalo propagandístico de un libro que sin salir a la venta ya ha sido leído por muchas personas, se reúnan los dos en algún sitio a repartirse los beneficios que resulten de su mercadeo.

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757