Hablando de la hegemonía estadounidense (1)

Por Gregorio Perez Almeida.

Ayer dije que la colonización de Abya Yala había comenzado en 1942…” me salté 450 años… releí el texto y al corregir el error me di cuenta de que esa es la década decisiva en la construcción y consolidación de la hegemonía estadounidense en el Sistema Mundo, pero nada concreto me decía el año, entonces, por ocio de enconchado no más, coloqué la fecha en Google con estas palabras: _“Estados Unidos, 1942”_ y miren lo que encontré: “Ataque a Ducht Harbor el 2 de junio de 1942”… _¡Otro error!_, dije, porque el ataque a Pearl Harbor fue el 7 de diciembre de 1941, pero no, es cierto, los japoneses atacaron esa ciudad portuaria en las islas Eleutianas, en Alaska, y aunque no tuvo mayores consecuencias en la guerra, lo que reporta la BBC es desgarrador:

Después de los ataques japoneses, el ejército de EE.UU. ordenó la evacuación forzada de los habitantes originarios de las islas para su protección y preparar el terreno para la llegada de los militares, solo se les dio un día de aviso para cumplir con la orden y permiso para llevar una maleta. Nunca les dijeron a dónde los llevaban o cuándo volverían. De un día para otro, 881 unangan fueron expulsados de nueve localidades donde tenían sus hogares y alojados en fábricas de conservas abandonadas en las zonas boscosas templadas del sudeste de Alaska, donde permanecieron durante tres años. Un 10% de la población murió por las condiciones sanitarias, la precariedad de la vivienda y la falta de acceso a servicios de salud”.

Fue aquel un experimento “democrático” de los campos de concentración nazis y es un preludio caluroso para abordar el tema de los derechos humanos como ideología constitutiva y unificadora de la hegemonía política de Estados Unidos luego de 1945, ideología que le sirve de salvavidas en este momento de bifurcación.

Precisaré mejor mi tesis: para comprender la historia de los derechos humanos, tenemos que conocer la historia de los Estados Unidos. Ahora bien, ¿Qué importancia tiene la década de 1940 en la historia de los EU? Que es el lapso de tiempo en el que construyó su hegemonía ideológica que consolidaría finalmente al redactar y hacer aprobar por la recién creada ONU, la *Declaración Universal de Derechos Humanos*, en 1948, pieza clave en el encapsulamiento liberal global de las utopías que inspiran las luchas contra la explotación capitalista.

En esa década se ensambla casi todo el rompecabezas que había comenzado a armar EU en los años 30 con la promoción y apoyo a Hitler como “actor principal” de sus políticas anticomunistas en Europa.

Cuatro son las piezas cardinales de esa década: 1) El “Discurso Sobre el estado de la Unión”, pronunciado por el Presidente Franklin D. Roosevelt en el Congreso el 6 de enero de 1941, conocido como el discurso de *“las cuatro libertades”*, 2) La Carta de las Naciones Unidas, de 1945, 3) La explosión de las dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, agosto 6 y 9 de 1945, que inauguran la diplomacia nuclear estadounidense, y, 4) La redacción y aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos, en la Asamblea General de la ONU, París, diciembre 10 de 1948.
De estas cuatro piezas nos detendremos sobre el “Discurso de las cuatro libertades”. Ellas son:

“La primera es la libertad de discurso y expresión–en cualquier sitio del mundo.

La segunda es la libertad de cualquier persona para adorar a Dios a su propio modo–en cualquier sitio del mundo.

La tercera es la libertad de querer, que traducido en términos mundanos, significa llegar a acuerdos económicos que aseguren a toda nación una vida en paz y con salud para sus habitantes– en cualquier sitio del mundo.

La cuarta es la libertad de miedo, que traducido en términos mundanos, significa una reducción a nivel mundial de los armamentos hasta un punto y de una manera tan concienzuda que ninguna nación estará en situación de cometer ningún acto de agresión física contra ningún vecino– en cualquier sitio del mundo”.

Libertad de expresión, de religión, económica para vivir sin miseria y libertad de miedo, cuatro libertades que compendian el ideario liberal estadounidense, que fueron recreadas en la Declaración Universal como “aspiraciones comunes de la humanidad” y convertidas en “derechos humanos –supuestamente- universales”. Sobran las preguntas: ¿Dónde estaban esos derechos que ninguna otra cultura los había visto hasta entonces? ¿Valen para la humanidad empobrecida y colonizada? ¿Eran comunes las aspiraciones de los estados colonialistas y las de los pueblos colonizados? ¿Qué opinaban los africanos subsaharianos, las feministas no blancas, las y los homosexuales, etc., de los 30 derechos de la Declaración?

Leamos la Libertad de vivir sin miedo. Es muy sugerente esta condena a la destrucción de la vida humana por medios bélicos en la voz de Franklin D. Roosevelt, quien en 1939 dio luz verde al Proyecto Manhattan que proporcionó las dos bombas nucleares que exterminaron en minutos a miles de seres humanos completamente desprevenidos. Sobre estos dos actos genocidas, la señora Eleonora Roosevelt coordinadora plenipotenciaria de la Comisión de Derechos Humanos, de la ONU, escribió en su columna “My Day”, que publicaba en un periódico neoyorquino:

…entramos en un nuevo mundo, un mundo en el que tenemos que aprender a vivir en espíritu de amistad con nuestros vecinos de cualquier raza, credo y color, o nos enfrentamos al riesgo de ser eliminados de la faz de la tierra”.

Lo “nuevo” de ese mundo cínicamente alabado por la Sra. Roosevelt, fue que los derechos humanos se constituyeron en el diseño global más extendido y eficiente después de la cristiandad y lo hizo bajo la amenaza gringa de que el infierno no estaba después de la muerte, sino que les caería desde el cielo a los(as) pecadores.

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757