Escuela de Sabidurías (8 y medio)

Por Gregorio Pérez Almeida

No fumo, pero sigo esperando a nuestros hermanos indígenas y afrodescendientes… ¿Me harán lo mismo de ayer?

Mientras tanto, tenemos algunas opiniones como reacción a nuestras palabras en la clase anterior referidas a la lucha por un mundo donde caben muchos mundos y, como es nuestra ley, aquí las copio para condumio del resto de participantes. Pero también está la nota de voz de mi Maestra del Pedagógico de Caracas, Minelia de Ledezma, a quien debemos la Gramática del Español de Venezuela y fue coordinadora, con el profesor Fernando Azpurua, de los libros del área de Lengua y Literatura de la Colección Bicentenario.

La primera es de Maribel Ypuana:

“Existe un pensamiento wayuu: Si hemos permanecido desde tiempos ancestrales y han pasado tantas generaciones y de esas generaciones hemos crecido como población, y de la unión de los diferentes clanes van apareciendo otros clanes. Y dentro la cultura existe la normativa que como wayuu debes cumplir y si la incumples tienes que dar una indemnización o colocar el valor de tu palabra que cumplirás como lo exige dicha situación.

Hay algo importante dentro de nuestra cultura que podría servir de ejemplo al mundo y es el valor que le damos a la palabra de una persona, es por ello que durante tantas generaciones hemos permanecido en el tiempo, el mantener los valores como el respeto, la equidad, el trabajar en colectivo a pesar de sus diferencias, la convivencia en armonía. Cuando se pierde alguno de estos valores nosotros decimos que se ha vuelto alijuna (persona no indígena).

Cómo indígena yo respondo que cabemos en un solo mundo porque todos somos hijos de la madre tierra, según mis creencias: Para un wayúu nacimos de la unión de la madre tierra y Juya y según los escritos de la biblia dicen que naciste del polvo de la tierra y en polvo te volverás a convertir.

Cada pensamiento es un mundo desde tu propia visión y como pueblos ancestrales, a pesar de nuestras diferencias, siempre nos reencontraremos por nuestra relación con la naturaleza.

Para que se entienda mejor, luego le haré llegar un escrito sobre el valor de la palabra en la cultura wayuu.

Que tenga excelente día Prof. Gregorio_
«Anayawatasuuje (muchas gracias)

La otra opinión es de Yuli Orellana:

“Saludos. Con respecto al tema de la normalidad, que además le agregan el apelativo de novedosa, creo que seguimos en la trampa de la retórica y el discurso de la colonialidad.

Estuve haciendo una revisión de la palabra normal o norma y su etimología se remonta a las herramientas de los constructores. Sabemos en qué se convirtieron esos constructores (los masones con toda su imaginería) lo que mantiene la balanza inclinada hacia la visión occidental del mundo.

De hecho, si he de preferir nombrar la situación actual, sería con la palabra “cotidianidad”. Ya que ella permite el acceso a la diversidad. Pues mi cotidianidad es diferente a la de los otros y otras. Entonces, lo cotidiano es una apertura a cada mundo de vida y por tal una apertura a múltiples formas de existencia. Muestras que lo normal implica medidas preestablecidas en las que debes encajar.

La nueva normalidad, vendrían a ser las nuevas medidas y estándares para seguir encajando. Y como no me preocupa encajar, prefiero la cotidianidad que me permite vivir, no sobrevivir.

«Estoy trabajando en argumentar más está posición, pero en esencia es la propuesta”.

Y si no lo han hecho, escuchen a la Profesora Minelia de Ledezma, a quien le doy las gracias por sus bondadosas consideraciones de mi persona. Agradecido por siempre, Maestra. . .

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757