Escuela de Sabidurías (4 y pico)

Por Gregorio Pérez Almeida

De nuevo Fabiola José le responde a Marybel Ipuana y quisiera pedirle a Marybel que sea ella quien culmine esta inaugural conversación con una nueva respuesta. Lo hago, en primer lugar, porque estoy aprendiendo mucho, en segundo lugar, porque no soy un mirón de palo sino organizador de la Escuela y tengo la obligación de intervenir en esta conversación como responsable de lo que aquí se diga y cómo se diga y, en tercer lugar, porque en este breve diálogo encuentro elementos claves para la fundamentación y justificación de una Escuela de Sabidurías, por lo que estoy muy agradecido con ambas conversadoras.

Para facilitar el seguimiento de la conversación, la reproduciré desde la primera intervención de Fabiola José:

“Todo me llama la atención, es donde quiero indagar.

Hay algo que me hizo ruido: en el ante penúltimo párrafo dices «En el mundo indígena wayuu se tejen muchas cosas incomprensibles para la mente humana…» y entonces pareciera que no son human@s l@s wayuu. Tal vez sea mejor ir directo a «otras culturas, sobre todo la cultura occidental».

Respuesta de Marybel Ipuana:

“Para responder a la inquietud de Fabiola, quiero comenzar hablando: El pueblo wayuu es tierra de asombro, territorio de lo irreal y lo maravilloso. Contaba mi abuela que nuestro origen se dio de la unión de Mma (Madre tierra) y Juya (Gran espíritu creador, llamado el Sr. De las Lluvias), a partir de  esta conjunción de vida surgieron varias generaciones de seres, que posteriormente dieron origen al ser wayuu. ¿Qué significa eso?* Que todo lo que está en nuestro entorno son nuestros hermanos, quienes se hallan representados de diferentes maneras, como Kashi (el  Luna), Kai (la Sol), Joutai (el Viento), entre otros, pertenecen a nuestros antepasados.

Cada ser se traduce dentro del territorio sagrado, donde se estima la vida como la máxima creación, por eso estamos divididos por clanes y cada clan representa desde sus orígenes un animal por ejemplo el clan Jusayuu, el animal que lo representa es wuuyaliwa (el mapurite), según nuestros antepasados somos descendientes de ese animal, es por ello que es incomprensible para la mente humana.

Qué bueno que haya personas que se interesen en profundizar sobre nuestro origen, así comprenderán la visión del mundo indígena. Espero haber respondido a tu inquietud Que nuestros ancestros siempre los bendiga grandemente, por su apoyo a esta construcción de saberes propios de cada pueblo”.

Y la otra respuesta de Fabiola:

¡Muchas gracias Marybel! Ya entiendo entonces que se trata de la comprensión del humano frente a otros seres no-humanos, nuestros hermanos ancestrales, como el luna, la sol, el viento… Entonces en ese mundo se tejen muchas cosas que no necesariamente comprende el wayuu, pero que igual forma parte de su mundo. Gracias”.

Tiene la palabra Marybel Ipuana…

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757