Escuela de Sabidurías (14)

Por Gregorio Pérez Almeida

Una penúltima puntada a las necesidades.

¿Por qué nuestro interés en este tema? Porque, en primer lugar, es decisivo en la planificación de las políticas públicas de un «Estado democrático y social de derecho y de justicia«, como el venezolano, que representa el polo opuesto al neoliberalismo imperante en el Sistema Mundo Capitalista. Por lo tanto, es un tema que debe ocupar a esta Escuela de Sabidurías como plataforma para una política educativa descolonizadora e intercultural.

¿Cómo podríamos (con)vivir en un mundo donde quepan muchos mundos sin un consenso acerca de lo que nos hace iguales como seres humanos a pesar de nuestras diferencias culturales y políticas? ¿Cómo hacerlo sin reconocer una institución como el Estado, sea nacional o plurinacional? La gravedad del «tema» está en que las políticas del Estado deciden sobre la vida y la muerte de millones de personas.

Cuando el Plan de la Patria habla de «necesidades básicas«, es para justificar y defender los derechos sociales del pueblo y las políticas públicas correspondientes, obedeciendo a la definición constitucional de nuestro Estado. Son muchas las fuentes, pero les recomiendo dos: el libro de Potyara Pereira, «Necesidades Humanas», y la tesis doctoral de Gerardo Pérez, «Reconocimiento intersubjetivo de Necesidades Humanas para Construir la Paz«.
Potyara, explica la importancia de la definición de necesidades básicas:

«Si no hay necesidades comunes que sean vivenciadas colectivamente y que sirvan de parámetro para la formulación e implementación de políticas públicas, no habrá mejor mecanismo para satisfacerlas que el mercado. Es el mercado que se apoya en el individualismo posesivo, en las aspiraciones subjetivas de intereses y, por eso está más apto que el Estado para atender las demandas que no siempre reflejan necesidades sociales, sino preferencias, deseos, vicios, compulsiones, sueños de consumo. De la misma forma, es el mercado que tiene interés y predisposición para maximizar demandas individuales, ampliando el abanico de aspiraciones particulares, para mantenerse dinámico, promisorio y lucrativo«.

Así de simple, o reconocemos necesidades comunes sentidas individualmente pero satisfechas socialmente, o nos traga aún más el dios mercado, como explica Potyara, por esto la discusión sobre la concepción de las necesidades humanas que asumamos es tan importante, porque ella dibuja el horizonte hacia donde marchan los planes y políticas públicas. Dime cómo concibes las necesidades humanas y te diré cuál es tu punto de partida, hacia dónde vas y cómo lo harás, si hacia el neoliberalismo con el mercado, o hacía el socialismo con el Estado.

Dejando de lado -nada fácil de hacer- que Dussel no distingue entre necesidades y satisfactores e identifica a éstos con los bienes, utilizando el concepto de valor de uso como base, ambos pensadores tienen Marxdefondo y conciben la necesidad de subsistencia como la raíz, la fuente, del resto de necesidades. Lo dice Dussel, tener necesidades es el «modo de ser de la realidad humana«, lo que nos permitiría encontrar otras similitudes entré ambas concepciones.

Pero, esto será la clase de mañana, porque estoy escribiendo directamente en el teléfono y mis destrezas digitales son toscas.

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757