EL CONFLICTO EN ESTADOS UNIDOS Y UN EPISODIO DE SU HISTORIA

Por Ángel C. Colmenares E. 

Hemos leído, en diversos medios, del enfrentamiento que el presidente TRUMP sostiene con el gobernador del estado de Washington, Jay INSLEE, y con la alcaldesa, Jenny DURKAM, por la diferencia de enfoques existente respecto a las manifestaciones populares que allí, como en casi todo el territorio de ese país, se han escenificado luego del asesinato de George FLOYD por la policía de Saint Paul, en Minnesota.

Llama la atención que pobladores de esa ciudad han instaurado una por ellos denominada “Zona Autónoma de Capitol Hills”, lo que nos hizo recordar una experiencia revolucionaria que tuvo lugar en esa misma ciudad en 1919 y cuyas particularidades (fotos-documentos) hemos detallado en artículo publicado en marzo de 2007 ⦋https://es.scribd.com/document/9795460/Angel-C-Colmenares-E-El-Socialismo-como-Tema⦌,  del cual solo el texto reproducimos a continuación:

«Seattle, Washington, Estados Unidos de Norteamérica, 1919

A pocas semanas de finalizada la guerra, el sindicato metalúrgico reclamó aumento salarial general. El presidente de ese sindicato, James A. TAYLOR, fue a Washington a reunirse con el director de la Emergency Fleet Corporation [creada durante la guerra por el gobierno de los Estados Unidos y a esa fecha el principal empleador de esa rama], Charles PIEZ. En noviembre de 1918, el Consejo Sindical Metalúrgico autorizó una consulta previa a las negociaciones previendo un conflicto huelgario y casi todos los sindicatos aprobaron. En esas negociaciones los patronos accedieron a un aumento solo para los trabajadores calificados, lo cual fue visto como intento de dividir al movimiento obrero y por ello rechazado. Un telegrama es enviado a la Asociación de Industrias Metalúrgicas por PIEZ, advirtiendo que no habría negociaciones posteriores y si aceptaban aumentos no recibirían más acero, pero el mensaje fue entregado en la central sindical. El análisis del documento indicaba que los obreros no solo enfrentaban a sus patronos directos, sino también al gobierno; y quedaba claro que los representantes sindicales habían acordado a espaldas de los trabajadores directamente afectados y de sus organizaciones locales.

El 16 de enero de 1919 se decretó huelga para el 21 de ese mes y treinta mil trabajadores cesaron sus actividades, a lo que se sumaron quince mil de Tocoma, una ciudad vecina. Los huelguistas comenzaron a recibir presiones de los patronos, del gobierno y de dirigentes sindicales enemigos de cualquier huelga o confrontación.

Fue nombrado un Comité de quince miembros para dirigir el conflicto y de inmediato comenzaron a estudiar el problema de una ciudad que iba a quedar sin los servicios mínimos necesarios para su funcionamiento, sin saber por cuánto tiempo. Entonces el periódico “Union Record” publicó un editorial (“el más famoso de su historia”), escrito por Anna Louise STRONG que preveía algunas situaciones: EL JUEVES A LAS DIEZ HORAS Habrá muchos vitoreando, y algunos temerosos. Ambas emociones son útiles, pero no en demasía. Estamos intentando el más extraordinario movimiento jamás hecho por los TRABAJADORES en este país, un paso que conducirá ¡NADIE SABE ADÓNDE! No necesitamos histeria. Necesitamos el paso firme de los trabajadores. * * * LOS TRABAJADORES ALIMENTARÁN AL PUEBLO Doce grandes cocinas han sido ofrecidas, y desde ellas los alimentos serán distribuidos por los proveedores a bajo costo para todos. LOS TRABAJADORES CUIDARÁN DE LOS NIÑOS Y DE LOS ENFERMOS. Los conductores de camiones lecheros y de lavanderías están organizando planes para proveer de leche a los niños, a los inválidos y a los hospitales, y ocuparse del lavado de la lencería para los hospitales. LOS TRABAJADORES PRESERVARÁN EL ORDEN. El comité de huelga está organizando guardias y se espera que el paro de automotores mantenga a la gente en casa. *** Unos cuantos entusiastas cabeza-calientes han reclamado que sólo los huelguistas deben ser alimentados, y dejar al público en general soportar severas incomodidades. Además del carácter inhumano de tales sugerencias, deben entender que NO ES LA RETIRADA DEL PODER DE LOS TRABAJADORES SINO EL PODER DE LOS OBREROS PARA DIRIGIR LO QUE GANARÁ ESTA HUELGA.

¿Qué le importa al señor Piez de la Junta de Armadores el cierre de los astilleros de Seattle, o incluso de todas las industrias del noroeste? ¿No fortalecerá los astilleros de Hog Island, en los cuales está más interesado? Cuando los propietarios de astilleros de Seattle estaban a punto de acordar con los trabajadores, fue el señor Piez quien les telegrafió que si lo hacían… ÉL NO LES PERMITIRÍA OBTENER ACERO. En todo caso este es un camuflaje al que no tenemos medios de conocer. Pero sabemos que las grandes combinaciones capitalistas del este PUDIERAN ESTAR en capacidad de ofrecer particularmente al señor Skinner, al señor Ames y al señor Duthie unos cuantos millones por cabeza en los almacenes de los astilleros del este.

MÁS TEMPRANO QUE TARDE LOS OBREROS TRIUNFARÁN. El cierre de las industrias de Seattle, COMO MERO CESE DE ACTIVIDADES, no afectará mucho a esos caballeros. Ellos podrían dejar que todo el noreste se redujera a pedazos, en cuanto al solo dinero concierne. PERO, el cese del control capitalista de las industrias de Seattle, mientras los OBREROS ORGANIZAN alimentar a la gente, cuidar a los niños y enfermos, preservar el orden – ESTO los moverá, porque se parece mucho al control del PODER por los trabajadores. *** Los trabajadores no solamente CERRARÁN las industrias, sino que también REINICIARÁN, bajo la dirección de los gremios apropiados, aquellas actividades requeridas para preservar la salud y la paz públicas. Si la huelga continúa, los trabajadores se pueden sentir guiados a evitar el sufrimiento público reabriendo más y más actividades. BAJO SU PROPIA DIRECCIÓN. Y allí está el porqué decimos que estamos iniciando un camino que conduce ¡NADIE SABE ADÓNDE!» Esa fue una estupenda pero dolorosa experiencia (ahogada en sangre por el Estado capitalista) que por esa misma época tuvo ecos en Winnipeg, Canadá, y de la cual también incorporamos algunos detalles en el artículo referido.

También te puede interesar

Los comentarios están cerrados.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757