Dialéctica de la Dependencia de Ruy Mauro Marini.

Parte II: la industrialización en la dependencia.

Por Dario Di Zacomo (Buenos Aires, Argentina)

Continuando con la reseña de la obra de Ruy Mauro Marini, Dialéctica de la dependencia, destacaremos algunos aspectos, de los muchos que constituyen el análisis del proceso de (sub)desarrollo dependiente existente en América Latina; así como, las deducciones que este autor proporciona para leer la historia económica de la región en clave marxista.

Seguimos, Marini observa (no olvidemos la temporalidad del análisis ubicado a principios de la década de los setenta) que los más destacados casos de industrialización ocurridos en la región como México, Argentina y Brasil, a pesar de haber alcanzado cierto desarrollo, fundamentalmente con procesos denominados por sustitución de importaciones, no transformaron en términos profundos sus economías; es decir, no registraron un cambio realmente cualitativo en su desarrollo, pues fundamentalmente sus economías continuaron subordinadas a la exportación de materias primas hacia las economías industrializadas de los países centrales, siendo esta actividad realmente el soporte vital del proceso de acumulación de capital.

Ahora bien, esto también está relacionada con la superexplotación del trabajo mencionado ya desde la primera parte de esta reseña, por cuanto la industrialización experimentada en latinoamérica, al contrario de la existente en las economías clásicas, no crea su propia demanda interna, ya que el mismo proceso de industrialización por sustitución de importaciones sirve para satisfacer una demanda preexistente y se desarrolla en base a exigencias de un mercado que se ha creado con asiento a los requerimientos de los países industrializados. Sostiene Marini que la industria periférica de la región está sometida a una compresión del sector exportador sobre el consumo individual del trabajador, que es visto fundamentalmente en su dimensión de fuerza de trabajo sin entenderlo al mismo tiempo como consumidor, lo que resulta en una industria débil que solo alcanza importantes niveles de expansión debido a la restricción externa producto de crisis económicas o bélicas en los países industrializados (crisis de 1929 y segunda guerra mundial).

En las primeras etapas de la industrialización vivida en algunos de nuestros países, el industrial buscó el aumento de sus ganancias principalmente  por medio de una mayor explotación intensiva del trabajador, pero llegado un momento producto de la propia necesidad de sostener y expandir el consumo de las manufacturas producidas hubo que aumentar la productividad, y esto fue direccionado hacia la actualización de la tecnología, la cual provenía de los países con desarrollo industrial clásico (países capitalistas centrales, o desarrollados, o industrializados). Sucede entonces por medio de la reposición de equipos y maquinarias para la producción que se importan del circuito industrial de producción de bienes de capital de los países desarrollados, una profundización de la dependencia tecnológica y del endeudamiento, pasando a cumplir, para Marini, la industrialización latinoamericana otro eslabón en la división internacional del trabajo, donde se transfieren fases inferiores de la producción industrial a economías dependientes; existen lamentablemente muchos ejemplos de ello en nuestramerica.

Por otra parte, las etapas más avanzadas de la producción de bienes industriales, bienes de capital y explotación de nuevas fuentes de energía son, aún hoy, reserva de los centros industriales imperialistas, aunado al monopolio financiero y la captura constante de las ganancias producidas en la industria latinoamericana. Aquí  hacemos un alto para insistir en el límite temporal del análisis de Ruy Mauro Marini, ya que Brasil ha alcanzado a la actualidad niveles de producción industrial mucho más sofisticados que los contemplados en su momento en la obra reseñada, pero presenta una agudización mayor de la desigualdad entre los distintos sectores de su estructura social, lo que fortalece la premisa de Ruy Mauro cuando insiste que las posibilidades de superar las condiciones socio-económicas oprobiosas están en la transformación del sistema político, pues solo propiciando el cambio en las estructuras de poder se podrá  cambiar el modelo de acumulación. Como decíamos en la primera parte, es clave en el análisis del brasileño entender que la respuesta es de tipo político para un problema que se genera en las relaciones impuestas por la estructura económica internacional, que más marxista que eso. El resto de la región, incluso México se mantienen en gran medida dentro de las determinaciones señaladas por él; inclusive algunos procesos de industrialización como el argentino por ejemplo, con mayor redistribución de la ganancia y un fuerte y combativo movimiento de trabajadores, sufrieron importantes reversiones producto del ascenso de modelos neoliberales con estrategias políticas duras y “blandas”.

Para finalizar, el subdesarrollo no conduce al desarrollo en una secuencia lineal tan solo con incorporar procedimientos económicos que se dieron en las economías industrializadas, ya que la existencia del primero es parte de la posibilidad del segundo; es decir, la constante acumulación de capital de los países capitalistas centrales esta sostenida, en gran medida, por la expropiación y colonización de las economías periféricas, siendo la dependencia un fenómeno cuya existencia deviene de los intereses de los países centrales con el beneplácito de las estructuras de poder político, económico y social de los propios países que se encuentran en situación de dependencia. Esta complacencia de los sectores hegemónicos dominantes internos con los externos no se ha formado en corto tiempo, es el producto de un largo proceso de colonización que ha sumergido sus dispositivos en los pueblos explotados a tal punto de hacernos ver como telos el propio modelo que nos oprime, una suerte de gran paradoja señorial podría haber dicho René Zavaleta.              

Texto consultado:

MARINI, Ruy Mauro (1991). Dialéctica de la dependencia. Ediciones Era, México.

También te puede interesar


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/puebloen/public_html/0/wp-includes/functions.php on line 4757