República Árabe Saharaui Democrática (RASD): última colonia africana

Escuela de Sabidurías (49)

Por Gregorio Pérez Almeida

Obedeciendo otro precepto de esta escuela que reza: La descolonización más que una actitud intelectual, es una posición política, era inevitable que abordáramos el «conflicto Saharaui» que acaba de recrudecer. Y tiene que ser así, porque entre las participantes están dos integrantes de la Brigada Internacional de Solidaridad con la RASD, Manuela Blanco y Lirio Reyes, Presidenta de la Fundación Sahara Libre-Venezuela. Sin más protocolo, escuchemos a Lirio:   “La RASD está ubicada en el continente africano, en el noroeste. Tiene fronteras con Argelia, Mauritania, Marruecos y el Océano Atlántico. Los saharauis son un pueblo nómada, constituido por tribus del desierto, que han vivido durante siglos del pastoreo de cabras y camellos. Musulmanes sunitas, y la gente más hospitalaria que he conocido (y si, teniendo claro que los venezolanos también lo somos).

Al igual que nosotros en el siglo XV, fueron colonizados a finales del siglo XIX por España, por tal razón su segunda lengua es el español. Único pueblo árabe que habla español como segunda lengua. Su lengua materna es el hazania, uno de los dialéctos más complejos del rico idioma árabe. Ellos entienden a todos los araboparlantes, pero no todos éstos comprenden el hazania.

España los convirtió en colonia con algunas particularidades, entre ellas, que mantuvieran su religión. No se les impuso el catolicismo a sangre y fuego. Hasta el año 1975, el Sáhara Occidental se consideraba la Provincia 53 del reino español y los saharauis tenían DNI como españoles. En ese año se firmaron los llamados acuerdos Tripartitos, donde España negoció el abandono del territorio y permitió el ingreso de los ejércitos marroquí y mauritano. Desaparecieron dejando a los saharauis expuestos a las apetencias imperiales (detrás de Marruecos siempre ha estado Francia).

En el Sahara Occidental está la mina de fosfato a cielo abierto más grande del mundo, y su cala marina por el Atlántico es las más rica y diversas de la región.

Ante la ocupación decidieron la resistencia armada, desde 1976 hasta 1991, que se decretó un alto al fuego con la intervención de la ONU, que se comprometió a realizar un referéndum para que el pueblo saharaui dijera si quería ser libre e independiente, también se planteó en el marco de la resolución de descolonización de la misma ONU y se creó la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) con un presupuesto millonario y la inacción que caracteriza a la ONU.

Los saharuis que lograron escapar se vieron forzados a caminar por el desierto. Los hombres a la guerra, las mujeres, niñas y niños a un campamento de refugiados en la Hamada, la parte más árida del desierto argelino. Allí viven nuestros hermanos desde que en 1976

Luali Mustafá Sayed, Secretario General del FRENTE POLISARIO (único representante legítimo del pueblo saharaui) consiguió que el presidente argelino permitiera que la diáspora producida en el desierto con el inicio de la guerra ante la canallada española, se asentara allí; tienen más de 40 años como refugiados, viviendo en carpas y han esperado pacientemente durante 29 años un referéndum que no llega, respetando los acuerdos con ONU sometidos a la invisibilización y la mengua. _Hay saharauis que viven en el Territorio ocupado víctimas de persecución, cárcel y otras atrocidades, que tienen 40 años sin ver a sus familias_.

Visitamos por segunda vez el campamento de refugiados en Tindouf, Argelia, como parte de la Brigada Venezolana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, en 2019 y 2020. Vivimos en sus haimas, comimos con ellos, tomamos su té (ceremonia de hospitalidad, socialización y sentido de comunidad).

Allí aprendimos lo que es «vivir» sin agua, de verdad, no los 3 meses de acá, sin empleo, con las condiciones más precarias, y la invisibilización de su situación. Ese campamento de refugiados no es noticia, nadie sabe que Marruecos construyó un muro de 2700 metros, que lo rodeó de 7 millones de minas antipersonales y anti tanques que produce unos cuantos muertos mutilados al año, que Marruecos tiene un ejército de 15 mil personas que diariamente se ocupa de generar falsas noticias, de tumbar las páginas de información sobre los saharuis. Que explota su cala marina y su mina de fosfato a pesar de la prohibición de la ONU y que la unión europea es quien consume los productos de la pesca de arrastre en el mar de la RASD. 

En los campamentos de refugiados camina Simón Bolívar, con un morral tricolor a su espalda. Chávez infinito y valiente construyó la Escuela Simón Bolívar para que los niños saharauis puedan graduarse de bachilleres. Una misión cubana da clases junto a los profesores saharauis. Allá nos enteramos que los saharauis también aman a nuestro comandante y que Chávez nos legó la lucha hombro a hombro con ese pueblo «porque la Causa Árabe Saharaui es causa bolivariana, es causa del pueblo venezolano», como dijo en un Aló Presidente en 2009.


El pasado viernes 13 de Noviembre el ejército marroquí en la zona del Guergerat, atacó a civiles saharauis que se encontraban protestando pacíficamente. Se acabó el alto al fuego, la MINURSO miró para otro lado y nuestros hermanos saharauis, amigos de nuestras visitas, los estudiantes que están acá en la ELAM nos despertaron con la noticia de que empezó la guerra. 

Que ante la violación por parte de Marruecos del alto al fuego su única opción es pelear por su tierra y su independencia, porque en todo caso «es preferible morir como mártir, que nacer y morir como refugiados, siendo invisible», como nos dijera un joven de 21 años en el desierto de Tifariti en marzo pasado.

Esta es mi historia sentipensada del Sahara, una historia de colonización. Historia de olvido y de indolencia, de dolor e injusticia. Pero también es la historia de la dignidad Y de solidaridad con una óptica no occidental. Porque, _aunque la guerra nos parece que es perder-perder, para quien nació sin nada perder es la única opción_, porque la paciencia ante la guerra silente tampoco es opción y porque estamos obligados a andar juntos todos «los condenados de la tierra»

Les anexo el comunicado hecho por las asociaciones latinoamericanas de solidaridad por si desean suscribirlo y la invitación para la tribuna antiimperialista mañana para solidarizarnos con nuestros hermanos y hermanas saharauis.


Gritamos junto a nuestros hermanos(as) saharauis ¡TODA LA PATRIA O MARTIRIO! ¡SAHARA LIBRE POLISARIO VENCERÁ!

También te puede interesar

5 comentarios sobre «República Árabe Saharaui Democrática (RASD): última colonia africana»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *