A MIS AMIGOS DEL GALLITO ROJO, EN BUSCA DEL ENEMIGO PERDIDO

POR MIGUEL ERNESTO SALAZAR

Para las elecciones donde resultó electo uno de los constructores del puntofijsmo, Rafael Caldera, el Gallo Rojo desplegaba su campaña electoral en apoyo al líder socialcristiano bajo la consigna “Coincidimos en la Patria…Vamos con Caldera”. El PCV encabezaba la alianza llamada el “Chiripero” y que llevaría a un segundo periodo de gobierno de Caldera surfeando la ola que provocaba el maremoto surgido en la madrugada del 4 de febrero de 1992. Uno de los argumentos del PCV al apoyar a caldera estaba en el debilitamiento del bipartidismo, a pesar que uno de sus referentes era el propio jefe de los socialcristianos. Y otro de los argumentos consistia en que el propio Caldera representaba una postura anti-neoliberal (el tiempo demostraría lo contrario).

La entrevista concedida por Oscar Figuera, Secretario General del Partido Comunista de Venezuela, al diario Panorama abre el debate en torno a las diferencias del PCV con el Gobierno Bolivariano. ¿Se desmarca el PCV de la política del gobierno en momentos de crisis y definiciones políticas?

Oscar Figuera  ha señalado entre otras cosas que está “en desarrollo una política de Gobierno en contravía de lo que es el proyecto acordado con el presidente Hugo Chávez que demandaba profundos cambios revolucionarios y lo que está en desarrollo es una línea reformista, entreguista, de acuerdo con los sectores del capital con un discurso pseudo socialista que intenta embaucar y desmovilizar a las masas (…) el llamado socialismo pequeño burgués y el socialismo burgués (…)», por lo cual los acuerdos en materia electoral son imposibles hasta tanto el Gobierno no de señales de cambio.

¿Qué ha cambiado desde la XIV Conferencia Nacional que decidía el apoyo a la candidatura de Nicolás Maduro para las elecciones presidenciales en 2018? “El PCV, sobre la base del presente acuerdo y de los diversos puntos de coincidencia con el PSUV…”, eran líneas de aquel documento refrendado por los comunistas. ¿Cuál eran los “diversos puntos de coincidencia” que hoy dejaron de estar presentes?

Es importante y correcto medirse. Hacer inventario de las fuerzas acumuladas de acuerdo a la  construcción de una política. Pero entonces cual es el enemigo a derrotar en el escenario electoral de diciembre. ¿El PSUV, porque es el factor que agrupa a la izquierda y allí están los votos que el PCV debe captar? Nadie en la oposición votaría por los comunistas en este país, ninguna fuerza identificada con concepto de derecha en el mundo lo haría. ¿Puede por ejemplo el sector de la población que apoya al partido del Centro Democrático en Colombia votando por la Unión Patriótica? Bajo este contexto resulta lógico que el PCV busque el campo magnético del PSUV sus votos. ¿Por qué no se vislumbra claramente al enemigo, acaso no es la oposición? ¿Puede construir fuerza el PCV visualizando al Gobierno Bolivariano como el enemigo a vencer?

Recientemente, en su regreso al programa “Con el Mazo Dando”, Diosdado Cabello, Primer Vicepresidente del PSUV, hacia un infidencia sobre el PCV. Cabello contaba que estando el Movimiento Quinta República en manos del miquinelismo, más de una vez su voto fue para el Gallito Rojo. Y a lo largo de la historia política del PCV este ha sido un factor común en muchos venezolanos que ven en el PCV un partido compuesto por gente honrada y de trayectoria de lucha revolucionaria. Hay militantes del PSUV y de otras organizaciones progresistas y revolucionarias que han votado por los comunistas por múltiples elementos, acá solo hare referencia a tres casos particulares. El primero, una muchacha de Miranda que nos dice que su familia “siempre ha votado por la izquierda, el PCV tiene trayectoria y es un referente de lucha, otra persona esta vez del Zulia, nos dice que aun siendo ella dirigente del PSUV ha votado por el Gallito Rojo “porque sus líderes son personas comprometidas con el proceso”, un compañero de Portuguesa, nos señala que ha votado por el PCV porque “sus miembros son personas reconocidas en los Estados, por su trabajo social y de lucha”, y finalmente, un militante activo del PSUV en el Zulia, coordinador técnico de una UBCH, nos indica que “el partido (en referencia al PSUV) ha estado de espaldas al del pueblo…”. Es esto lo que el PCV durante los últimos años ha venido capitalizando en cada proceso electoral. 

En lo electoral por lo menos deben de mantenerse en la posición de no hacer alianza con el partido de gobierno, con el PSUV. Ir en la alianza que actualmente está construyendo.

Lo primero que habría que resaltar, en el PCV  están convencidos que el Gobierno Bolivariano es reformista y su principal fuerza política, es un partido reformista, no es de izquierda,  por lo cual el PCV posee una estrategia diferente para el poder político.

El Comité Central del PCV, plantea la necesidad de hacer frente común contra los planes imperialistas, como por ejemplo en los estados de frontera. Pero el PCV declara que la política del PSUV, es hegemonista y excluyente. La política del PSUV en este momento tiene un marcado rasgo antidemocrático y excluyente. ¿Cómo ha sido la conducta de la izquierda y de los partidos de izquierda en Venezuela? ¿Hegemonizante y excluyente? 

Para el Partido Comunista solo Chávez avanzó en una línea de Liberación Nacional. Con Chávez, de acuerdo al PCV, había un esfuerzo real por sostener la unidad que él mismo forjó. ¿No le costó tiempo al PCV llegar a este planteamiento y asimilar que el Chavismo es una fuerza real, democrática e histórica? ¿Se asimilo? Y acá viene otro planteamiento que habría que hacerse en medio del debate franco y abierto, ¿cuál es la caracterización que hace el PCV del momento revolucionario.?

Otra arista para considerarla en el debate político, el tema del socialismo. ¿Crisis de Socialismo en Venezuela? ¿Cuál Socialismo? Entendamos primero que Venezuela predomina un modelo de producción capitalista rentístico, diferente a “otros capitalismos” en el mundo. Desde la llegada en el poder del Comandante Hugo Chávez el objetivo ha sido colocar otra alternativa al Capitalismo, Chávez incluso lo denominó como “Socialismo Bolivariano del Siglo XXI”. Incluso, fue el tema central a partir del 2006 de cualquier campaña electoral, al año siguiente, se presentaba un proyecto socialista ante un Referendo para reformar la Constitución que fue derrotado electoralmente por un estrecho margen. Desde Chávez, tan solo se han dado paso hacia esa dirección bajo un esquema diferente de la distribución de la renta, le dio más renta a los pobres. Y con Nicolás Maduro, la oferta política no ha cambiado, veamos tan solo el Plan de la Patria. 

Oscar Figuera ha planteado que la diferencia con el Gobierno Bolivariano «no es un cupo a la Asamblea Nacional”, señalando que la “diferencia es política” donde el PCV no comparte “la política económica, con la política laboral, a nivel agrario y campesino, lo que tiene que ver con el burocratismo y la corrupción, la existencia de mafias que controlan importantes espacios de la sociedad y del Estado, no compartimos esas políticas internas aunque coincidamos en la necesidad de enfrentar al enemigo principal de nuestros pueblos que es el imperialismo estadounidense (…)». Pero cómo concibe el PCV el tema agrícola?¿ Cómo encarar los desafíos de la tecnología y la ciencia, el problema cultural?¿Es posible visualizar una cultura sin el rasgo de lo universal? La ideología o mejor dicho, la “conciencia revolucionaria” para hacer referencia a uno de los proscritos por el PCV, uno de sus herejes, Ludovico Silva, qué papel juega? Ludovico hablaba que no había una sola vía de encuentro al Socialismo. ¿Irá esto en sintonía con lo que planteaba el Presidente Nicolás Maduro cuando afirmaba que había que ir más allá de la izquierda?  ¿Cómo es un Socialismo “realmente marxista? ¿Qué papel y qué concepto le da el PCV a la Doctrina Militar Venezolana? ¿Es la unidad cívico militar el sujeto y motor de este proceso o es la clase obrera? ¿Cómo profundizar en el hecho democrático? ¿Es el PCV democrático? ¿Cómo en definitiva democratizamos a los partidos políticos en Venezuela?

De la entrevista, unas ideas plasmadas por Figuera merecen atención: “De ese proyecto lo que queda es la resistencia frente a la agresión imperialista y ahí tenemos amplia coincidencia con el Gobierno, con el partido  Psuv  y con las organizaciones que integran el gran polo patriótico y por esa razón decimos que no nos hemos ido, ni nos vamos porque concebimos al gran polo patriótico como un espacio de resistencia frente a la agresión imperialista (…) ¿Cómo es posible tener una postura común sobre el enemigo en el plano internacional y no colocarse al lado de quien es el objetivo principal del imperialismo? Recordaba nuevamente a Diosdado afirmar que desde Octubre del año que paso a Venezuela no entra un dólar por concepto de la actividad petrolera, esto fundamentalmente por el bloqueo y asedio a la principal fuente generadora de divisas que es nuestra industria petrolera, acción esta maquinada y fomentada por Washington. ¿Quién entonces es el enemigo, quienes dirigen la Industria Petrolera o quienes la bloquean?     Y finalmente, sí la oprimida es la clase obrera y el campesinado, quiénes son los enemigos. ¿El Gobierno Bolivariano? ¿Cisneros y sus iguales?

También te puede interesar

Un comentario sobre «A MIS AMIGOS DEL GALLITO ROJO, EN BUSCA DEL ENEMIGO PERDIDO»

  1. Muy bueno tu artículo Miguel cuando vi los comentarios todos hacían alusión de que muchos apoyan al PCV, bueno como todo y lo decía el comandante Chávez la revolución no depende de un partido o cúpula depende de un pueblo organizado y consciente del momento histórico que vivimos, donde tenemos que hacer más énfasis, en mi opinión y ahora más que nunca con la compañera comunera es en esta instancia de organización y que realmente el pueblo asuma su rol y los que están en esa trinchera abrir realmente las compuertas al pueblo y de esta manera seguro estoy que otro rumbo tomaría el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *