“Ninguno preguntó: ¿Cuántos eran? Sino que preguntaron: ¿Dónde están?”

Por Equipo Consejo Editorial

A un mes de la derrota infringida al grupo de mercenarios que incursionaron en territorio venezolano el pasado 3 de mayo por parte de fuerzas patriotas en perfecta unidad cívico-militar, el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, encabezó el acto de condecoración de los funcionarios militares y policiales que participaron en la Operación Negro Primero. El balance, 57 mercenarios de 62 que participaron en la Operación Gedeón capturados o neutralizados  y la demostración de “nuestra fortaleza” que permitió derrotar la conspiración orquestada desde la Casa Blanca y con la participación del Gobierno de Iván Duque.  “Estamos haciendo un tributo, un reconocimiento a patriotas, a bolivarianos, al pueblo en armas que ama de verdad a su patria. Son militares y policías valientes, que enfrentaron, sin vacilar, a los mercenarios…”, señalaba el Presidente y Comandante en Jefe de la FANB.

Colombia se ha convertido en el epicentro de la agresión contra Venezuela, la Revolución Bolivariana y su Gobierno Revolucionario, como si la tragedia de la traición de Santander persiguiera a los pueblos que Simón Bolívar una vez los unió en aquel gran proyecto integracionista.  La conspiración contra Bolívar financiada por la oligarquía de la época hoy se reedita con la agresión de la misma oligarquía goda, “apoyada, financiada y protegida por el Gobierno de Colombia”, tal como lo ha alertado el Presidente Nicolás Maduro.

Ante la conspiración orquestada y materializada en la “Operación Gedeón”, la respuesta de las fuerzas patriotas y revolucionarias se ha estudiado al detalle. “DGCIM y al FAES que estuvieron ahí también organizando y coordinando la tarea especial que les encomendé”, recordaba el Presidente Maduro y añadía: “Creamos un Equipo Especial de Defensa de Ataques Terroristas. A nadie le temblaron las piernas al decirles que vayan por mar, aire y tierra a defender la patria”.

Ante esta amenaza, “Ninguno preguntó: ¿Cuántos eran? Sino que preguntaron: ¿Dónde están?”, comentaba en el acto de entrega de condecoración a efectivos militares y policiales. “Aquel día domingo 3 de mayo esta fuerza de tarea especial ejecutó la primera fase de la Operación “Negro Primero, aplastamiento del enemigo” deteniendo la incursión armada de un grupo de estos terroristas y mercenarios”, puntualizaba el primer mandatario nacional.

Igualmente el compañero Presidente de la Republica, valoraba la participación activa de las comunidades de pescadores y campesinos, además de los miembros de la estructura del PSUV: “La participación patriótica de las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez para defender la soberanía nacional fue determinante. Se activó de manera práctica el sistema defensivo de la guerra de todo el pueblo en unión perfecta cívico-militar-policial”.

El enemigo, el mercenario invasor ante esta perfecta unidad cívico – militar, se percató de la Venezuela distinta que los grandes emporios transnacionales de la comunicación y los apátridas de la oposición se empeñan en mostrarle a la opinión pública internacional, “se dieron cuenta cuál es la verdadera Venezuela, la Venezuela de la dignidad, de la rebeldía, de la consciencia ¡Quedaron impactados!”. Y agregaba el Presidente Maduro: “Asombrados quedaron los gringos porque a ellos les habían hecho creer que venían como salvadores del pueblo de Venezuela, que Venezuela no tenía quien la defendiera. La Venezuela de verdad es muy distinta a la que le vendieron a ellos.  A estos dos estadounidenses les metieron la idea de Rambos, que iban a llegar al país e iba a salir la FANB a apoyarlos, y el pueblo de Venezuela iba a unirse a ellos y celebrar su llegada, pero lo que consiguieron fue un pueblo disciplinado, que ama a su país, y no va aceptar invasión extranjera de ningún tipo”.

Los mercenarios entendían que el lenguaje era el mismo al que ellos los guía, el lenguaje del dólar; “A la gente de Chuao le ofrecieron dólares, para que los dejarán ir y se unieran; y el pueblo les respondió con palos y amarrándolos con mecates y redes. Un pueblo consciente”.

Finalmente, llega el alerta, la consigna de no “bajar la guardia” y la necesidad de vigilar la Patria por aire, tierra y mar. La conspiración continúa y sobre esto el Presidente Nicolás Maduro advertía antes los protagonistas que derrotaron a los mercenarios de la “Operación Gedeón”: “Tengo informaciones comprobadas que Iván Duque supervisa a través de jefes militares campamentos en Medellín, Antioquía, el norte de Santander de grupos de mercenarios reagrupados para preparar nuevas incursiones contra Venezuela. Preparémonos para tener capacidad preventiva y activa de reacción y hacer de nuestra Venezuela, un territorio inexpugnable de grupos terroristas, mercenarios, de delincuentes, de traidores que pretenden vulnerar la paz y la vida de la República. Vigilemos el mar, el territorio, el espacio aéreo, la Patria, para que ninguno de estos grupos mercenarios pueda hacerle daño a ninguna institución, a ningún venezolano. Sigamos cuidándonos y cuidando al pueblo del COVID_19, y estemos alerta con estos nuevos planes con mercenarios y paramilitares, para atacar nuestra patria”.

Washington y Bogotá deben saber que  ¡El que se mete con Venezuela, se seca!

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *